Jueves, 19 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
VIVIENDA

Las lluvias complican la vida a más de 2.200 familias en Pinar del Río que perdieron sus casas en el pasado

Derrumbes en Pinar del Río. (GRANMA)
Maquinaria agrícola en campos de arroz inundados. (GRANMA)

Cultivos inundados y afectaciones en decenas de viviendas y en miles de facilidades temporales, en las que residen todavía muchos de los damnificados por huracanes pasados, constituyen hasta el momento el saldo más preocupante de las intensas lluvias registradas en Pinar del Río durante el mes de mayo, publicó el miércoles el diario oficial Granma.

Según los datos del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, en la provincia más occidental de Cuba ha llovido tres veces más de la media histórica para el quinto mes del año. El resultado ha sido que los 24 embalses de la provincia se encuentren de modo general al 92% de su capacidad de llenado, y 13 de ellos estén vertiendo.

A lo largo del territorio se reportan hasta el momento derrumbes en más de 40 viviendas y afectaciones de cubierta en más de 2.200 facilidades temporales, la mayoría de ellas, ubicadas en la capital provincial.

Para el teniente coronel Noel Lozano, jefe del Órgano de la Defensa Civil, esta situación es resultado del "exceso de humedad" y no del pésimo estado constructivo en que se encuentra el fondo habitacional de la Isla tras décadas de abandono.

Roberto Díaz Menéndez, presidente de la Asamblea del Poder Popular del municipio de Pinar del Río, explicó que durante los últimos días se han apuntalado más de una veintena de casas que han sufrido afectaciones parciales, para evitar que se desplomen totalmente.

"Son viviendas con techo de madera y tejas, que no han soportado el peso después de tanta lluvia", justificó.

El funcionario admitió una "muy tensa situación" con las más de 2.000 facilidades temporales, en las que viven aún familias afectadas por los distintos eventos meteorológicos que han azotado la provincia en el pasado.

"El 90% de ellas se encuentra en estado crítico", reconoció. Se trata de personas que ya perdieron sus viviendas durante los huracanes Isidore y Lili, hace 16 años, y Gustav y Ike, hace casi una década.

Como resultado de la situación climatológica agravada durante los últimos días, en Pinar del Río permanecen evacuadas varias decenas de personas, la mayoría de ellas en el poblado de Isabel Rubio, a consecuencia de la crecida del río Cuyaguateje.

Además se han reportado inundaciones en viviendas en el Consejo Popular La Conchita, y en varios puntos de la capital pinareña, debido a al desbordamiento de ríos y arroyos.

Cultivos seriamente dañados

Las intensas precipitaciones de hace 19 días, han perjudicado seriamente la actividad arrocera en Pinar del Río. Según informó el diario estatal, unas 7.000 toneladas de arroz se encuentran en el campo en riesgo de perderse.

Yoel Ribet Molleda, director general de la Empresa Agroindustrial de Granos Los Palacios, explicó que desde el 11 de mayo, la cosecha se ha estado haciendo a intervalos, a niveles muy bajos, solo durante "cada tregua que da la naturaleza".

En esas circunstancias, se han logrado cosechar unas 8.300 toneladas del cereal. Según el cronograma, las combinadas debían haber cortado para esta fecha más del doble de esa cantidad. Exactamente, 17.500 toneladas.

En los campos inmensos, pasados del tiempo de cosecha, saltan a la vista los millones de espigas que han comenzado a ennegrecerse sin que la maquinaria haya podido llegar a ellas.

"Hace más de 15 días que debimos cortarlos, pero la lluvia no nos ha dejado", dijo Ribet Molleda.

Unido a esto, advirtió que el clima en el territorio también es desfavorable para la floración y el llenado del grano, en las plantaciones que entrarían en cosecha en las próximas semanas.

"Estamos convencidos de que va a haber una afectación grande en  los rendimientos", añadió.

Según el funcionario, la situación podría complicarse mucho más a partir del mes de junio, cuando entren en cosecha nuevas áreas, en las que se calculan unas 14.500 toneladas, a parte de las 9.000 que no se han podido cortar en mayo.

"La situación es crítica, no solo por lo que tenemos en este momento, sino por lo que se avecina, pues cada día se nos  incrementa más el pico de cosecha", lamentó.

El arroz es un producto de primer orden en la alimentación de los cubanos, cuya demanda el Gobierno continúa sin poder cubrir. Tiene que recurrir a la importación y al gasto de sumas millonarias para comprar en el extranjero el producto.

En el resto de los cultivos, la situación no es mejor. Sergio Travieso, director del polo productivo Barcón, ubicado a unos 18 kilómetros de la ciudad de Pinar del Río, y con la misión de abastecer a la capital provincial, asegura que las siembras correspondientes a la campaña de primavera, tienen severas afectaciones.

"Hay campos en los que usted se hunde hasta la rodilla, debido al exceso de humedad", dijo. Todas las áreas de cultivos como el maíz, el boniato, el pepino y la habichuela, que se habían plantado, se perderán. "No hay nada que resista esta cantidad de agua", declaró.

Benigno Morejón, especialista de la delegación provincial de la agricultura, señala que de manera preliminar, en la provincia se han cuantificado unas 920 hectáreas de cultivos varios dañadas totalmente, y otras 2.500 con afectaciones.

1 comentario

Imagen de Anónimo

Cojan revolución y aguanten hasta la muerte, que la “Patria” queda para ellos.