Jueves, 19 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
Sociedad

El 'Cacique Mayarí' podría salvarse de la 'hoguera'

Fermín Olivero Bárcena, el 'Cacique Mayarí'. (O. RAMÍREZ ÁLVAREZ)

La alegría es visible en el rostro de Fermín Olivero Bárcena: su proyecto cultural tiene al fin esperanza de salvación. Tras multarlo y ordenarle demoler las instalaciones, el gobierno y el Partido de Mayarí (Holguín) le han dado la posibilidad de trasladar su iniciativa "hacia otro sitio".

Es tanto su entusiasmo, que Fermín lo expresa a todo el que lo visita.

Este joven es el creador del "Cacique Mayarí", un proyecto para el cual ha realizado construcciones rústicas en las inmediaciones de cuevas locales. Ha recogido piedras y objetos para crear un museo natural empírico, que se ha convertido en una importante atracción sin hacerle promoción alguna.

Fermín Olivero Bárcena, caracterizado como un aborigen cubano, recibe a los visitantes y les muestra el lugar, un mirador que ha colocado en un árbol sobresaliente y senderos que conducen a las cuevas.

Con los visitantes, sin embargo, llegaron los inspectores de Planificación Física, que inicialmente le advirtieron que debía destruir sus construcciones rústicas, pues esa área boscosa, en el lomerío de la Sierra Nipe, es propiedad del Estado.

En una segunda visita, el pasado 10 de agosto, las autoridades le impusieron una multa de 900 pesos y ratificaron la orden de demoler, todo ello a pesar de esfuerzos del "Cacique" tanto en la Dirección de Cultura como en el gobierno local.

"Parecía el fin de la historia y todos los caminos se cerraban", comenta Fermín, ahora aliviado. "Pero alguien me aconsejó que insistiera con el presidente del Poder Popular hasta que me atendiera directamente. Fue difícil, pero tras varios intentos muchos días seguidos, lo conseguí. Fue muy amable y prometió ayudarme".

"Es bueno reconocer que después de ese paso he podido contar con la ayuda del historiador de Mayarí, que trabaja en el Partido. Un joven muy entusiasta", añade.

"Y también que, gracias a las personas que nos visitaron, que se interesaron por mi proyecto y demostraron que es importante para la localidad, al punto de subir fotos y comentarios a internet y defenderlo desde allí, es posible que se abran estos caminos ahora".

"Reconozco que comencé de atrás para adelante, pero tal era la única manera de hacerlo", razona Fermín. "Con seguridad hubiese parecido un loco si lo proponía así, de la nada. En realidad fue una idea que creció con el tiempo y con el trabajo durante más de un año".

Según el "Cacique Mayarí", las autoridades barajan la posibilidad de trasladar el proyecto "hacia la Cueva de Seboruco", un sitio mucho más accesible, de valor espeleológico y arqueológico, con agua corriente de un arroyo y ya asociado a Cultura municipal por ser Monumento Nacional.

"Todo parece indicar que hay una alternativa y todavía no me lo creo. Hasta hace poco solo escuchaba prohibiciones y hoy se está manejando una solución. Estoy contento y tengo fe en que mi esfuerzo no sea en vano y la gente pueda continuar visitando mi proyecto", concluye.

En las estribaciones de la Sierra Nipe está la Cueva de Seboruco o "Farallones de Seboruco", el nombre oficial de este sitio natural e histórico, ubicado en el límite sur del valle, a cinco kilómetros del centro de la Ciudad de Mayarí.

En este lugar el doctor Antonio Núñez Jiménez encontró en 1948 los restos arqueológicos correspondientes a los habitantes más antiguos de Cuba, datados con alrededor de 6.000 años de antigüedad. Sin duda una locación muy apropiada para emplazar el proyecto cultural del "Cacique Mayarí".