Miércoles, 11 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
venezuela

Un expresidente de PDVSA denuncia la influencia de Cuba en las crisis de Nicaragua y Venezuela

Represión en Nicaragua. (EFE)

El exdirector de Petróleos de Venezuela (PDVSA), Pedro Mario Burelli, afirmó que el sistema represivo de Cuba es el instigador de la crisis en Venezuela y Nicaragua.

"Identificar esa estrategia de represión brutal, cuyo objetivo es mantener en el poder a las dictaduras en la región, llevó tiempo", dijo Burelli al diario La Prensa, de Nicaragua.

Añadió que en 2017, en Venezuela, los cuatro meses de protestas dejaron un saldo de 135 muertes violentas, la mayoría producto de disparos en órganos vitales.

Burelli, quien dirigió PDVSA durante el Gobierno social cristiano de Rafael Caldera, apuntó que la forma de operar de los regímenes de Cuba, Venezuela y Nicaragua se asemeja a la de Estados mafiosos.

"Una definición más precisa es la que hizo recientemente en Washington el embajador (William) Brownfield (exsubsecretario de Estado para Asuntos de Narcotráfico Internacional de Estados Unidos), es que un narcoestado no define lo que son estos gobiernos, son Estados mafiosos en que las cúpulas están involucradas en todo tipo de crímenes. Su ocupación fundamental es criminal y como son una mafia se van metiendo en distintos negocios ilícitos que van desde el tráfico de drogas hasta la corrupción extrema, como el tráfico de humanos, armas, lavado de dinero. Así es que la forma de definirlo es como Estado mafioso", precisó Burelli.

"Creo que vamos a ver acciones, sanciones individuales a instigadores tanto civiles como militares en Cuba que están involucrados en la represión en Nicaragua", apuntó el exdirector de PDVSA.

Burelli también denunció en días pasados la designación del general Manuel Ricardo Cristopher Figuera al frente de los servicios de inteligencia de Venezuela (SEBIN), a quien calificó de "acólito" de Cuba.

Por su parte, Carlos Vecchio, coordinador político del opositor partido de Venezuela, Voluntad Popular, exiliado en Estados Unidos, sostiene que en Nicaragua se ha instaurado una dictadura dirigida desde Cuba, y a su juicio, uno de los aspectos más importantes es que Estados Unidos ya identifica a Cuba, Nicaragua y Venezuela como el "eje del mal" en la región.

"Daniel Ortega cruzó la línea. Es una dictadura abierta porque está asesinando al pueblo de Nicaragua y lo está haciendo con una línea muy clara desde Cuba, su mentor, con su política autoritaria, de represión para permanecer en el poder, y un financista, que hasta hace poco era Venezuela", acotó Vecchio.

"Mi llamado es para Latinoamérica y Europa a que se sumen e incrementen las sanciones tanto a funcionarios corruptos como a los violadores de derechos humanos", exhortó Vecchio.