Domingo, 15 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
POLÍTICA

La Habana quiere copiar soluciones de la UE para esquivar las sanciones de EEUU

Rodolfo Reyes, director general de Asuntos Multilaterales del MINREX. (AFP)

Cuba expresó este lunes su interés en el mecanismo que la Unión Europea (UE) estudia para mantener sus relaciones comerciales con Irán y esquivar así las sanciones estadounidenses, indicó a la AFP un alto funcionario cubano en Bruselas.

"Todo lo que la UE logre para tener mayor independencia para enfrentar estas acciones hegemónicas" de EEUU en el caso de Irán, "estaríamos interesados en conocer si de alguna manera pudiera ayudar a las relaciones entre Cuba y la UE", dijo a la AFP el director general de Asuntos Multilaterales, Rodolfo Reyes.

Reyes realizó estas declaraciones tras abordar con funcionarios de la Comisión Europea las "medidas coercitivas de terceros países" en el marco de uno de los diálogos iniciados por Cuba y la UE tras la entrada en vigor hace un año del Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación.

Ambas partes abordaron este lunes los efectos extraterritoriales de las sanciones estadounidenses sobre Irán y, entre otros, la "entidad con cometido especial" (Special Purpose Vehicle) con la que los europeos buscan evitar estos efectos.

Este mecanismo, conocido como SPV, gestionará el dinero transferido para la adquisición de petróleo y permitirá liquidar las compras a Irán en la UE, en base al modelo de las cámaras de compensación.

"Nosotros, por supuesto, planteamos el interés que tendríamos en cualquier solución de este tipo que permita a las empresas europeas verse cada vez más involucradas en las inversiones extranjeras y en el comercio bilateral con Cuba", agregó Reyes.

El pasado 1 de noviembre, la Asamblea General de la ONU condenó el embargo de Washington sobre La Habana, con el apoyo de los países europeos.

Para enfrentar los efectos extraterritoriales del embargo estadounidense para las empresas europeas en virtud de la ley Helms-Burton de 1996, la UE creó ese mismo año la llamada "ley del bloqueo", cuya eficacia nunca fue realmente probada en el bloque.

En un contexto de "apertura económica" en la Isla, el funcionario cubano subrayó la importancia de los intercambios comerciales y de las inversiones extranjeras "para el desarrollo cubano" y destacó, en este sentido, el papel de las empresas españolas en el sector del turismo.

"En el caso de Cuba, EEUU ha recrudecido toda la vigilancia a las transacciones financieras. Hoy la economía mundial y el comercio internacional sería imposible sin todo el movimiento bancario", se quejó Reyes.

La UE enfrenta dificultades para poner en marcha el SPV por las reticencias de los países a acoger la sede de esta entidad y algunos analistas dudan además de su eficacia.

Mientras, grandes empresas internacionales han anunciado que se retiran de Irán y, a principios de mes, EEUU anunció una nueva serie de sanciones para aislar a los bancos iraníes de las finanzas internacionales.

Con respecto a la primera ronda de diálogo entre el Gobierno de Cuba y la UE sobre medidas coercitivas, una nota diplomática divulgada por la oficial Prensa Latina señaló que "se produjo un intercambio de opiniones en un clima respetuoso y constructivo entre las dos delegaciones".

"Aunque se evidenció que subsisten diferencias de posiciones y enfoques en varias de las cuestiones debatidas, se ratificó la voluntad de abordar este tema, sobre la base del pleno respeto a la igualdad soberana, la independencia, la legalidad y la no injerencia en los asuntos internos de las Partes", añadió la nota.

El encuentro fue la primera ronda del diálogo sobre el asunto tras la entrada en vigor provisional, el 1 de noviembre de 2017, del Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación entre Cuba y la Unión Europea y sus Estados Miembros.

Tuvo lugar pocos días después de que el Parlamento Europeo raticara la cláusula sobre derechos humanos que pondría fin al acuerdo en caso de que el régimen persista en la represión.

En un debate que antecedió la votación de una resolución al respecto, diputados europeos condenaron "enérgicamente la detención arbitraria, la persecución y el acoso y los ataques contra disidentes pacíficos, periodistas independientes, defensores de los derechos humanos y miembros de la oposición política en Cuba".

También manifestaron "gran preocupación" por el nuevo proyecto de Constitución cubana y del referéndum previsto para febrero de 2019 por carecer "de los elementos de inclusión, tolerancia y respeto de los derechos civiles y políticos fundamentales que podrían garantizar un proceso constitucional democrático".