Viernes, 18 de Octubre de 2019
Última actualización: 10:47 CEST
Transporte

Pedalear La Habana Vieja, '¿un chiste del Estado?'

Ciclistas en La Habana. (EFE)

"¡Cincuenta pesos por una hora de alquiler de una bicicleta!", exclamó Luis Herrera Paz en la piquera de Ha'Bici ubicada en la intercepción de las calles Teniente Rey y Cristo, en Habana Vieja.

"Por 50 pesos un bicitaxi me lleva hasta donde yo voy, y no tengo que estar dando pedales bajo este sol", calculó Herrera Paz quien tenía que recoger su chequera en la sede municipal de la Seguridad Social, en Reina y Campanario, a poco más de un kilometro de distancia.

"Este negocio será para los 'yumas' porque ningún cubano estaría tan loco de dar pedales por dos CUC", añadió.

El pasado 22 de noviembre, autoridades del gobierno habanero y miembros del Partido Comunista (PCC) inauguraron la iniciativa Ha'Bici, un sistema público para el alquiler de bicicletas. Según las declaraciones de Guadalupe Rodríguez, funcionaria de la Dirección General de Transporte, este proyecto se extenderá paulatinamante al resto de la ciudad.

Es "una de las líneas estratégicas para mejorar el transporte público, pues el ciclismo urbano ayuda a descongestionar este servicio, sobre todo en horas picos", dijo.

Yolanda Meriño, vecina del consejo popular Plaza Vieja, afirmó haber visto el ajetreo el día de la inauguración de Ha'Bici.

"Me faltó poco para soltar una risotada. ¿Alquilarnos bicicletas para mejorar el tema del transporte, y para colmo a 50 pesos la hora?. Coño, eso es tremendo chiste del Estado. ¿A cuál de los dos se le habrá ocurrido, a Díaz-Canel o a su primera dama?", se burló Meriño.

Una nota publicada por el sitio oficial Cubadebate indicó que Ha'Bici ha sido fruto del "esfuerzo mancomunado" de la Oficina del Historiador de La Habana, la Dirección General de Transporte capitalino, el gobierno del País Vasco y su corporación tecnológica, Tecnalia. Dicha corporación hizo un donativo de 60 bicicletas para el inicio del proyecto.

El servicio de alquiler de bicicletas de Ha'Bici es para cubanos y residentes extranjeros en la Isla. Todos pueden convertirse en clientes habituales, para lo cual deberán inscribirse abonando 60 pesos mensuales. Los clientes ocasionales son los que deberán pagar 50 pesos la hora.

"Dentro de un mes seguro que no habrán inscripciones disponibles y todo el mundo tendrá que pagar los 50 cañas la hora", ironizó Pedro Pablo Muñóz, barman de un restaurante privado en las cercanías de la Catedral.

"En Cuba todo tiene su invento, pero como yo lo veo, se morirán de hambre, porque qué cubano te va dar 50 pesos por dar pedales en La Habana Vieja... los cubanos no tenemos tiempo, ni dinero, para turistear".

Dulce, su colega de trabajo, mientras atendía el pedido de varios clientes agregó que "ninguna gestión en este país la resuelves en una hora; por tanto, para qué te puede servir alquilar una hora de bicicleta, ni siquiera para moverte rápido y hacer un trámite".

"Ya tú verás el caos y la jodedera que se forma de aquí a un mes, en una zona donde ya no cabe nadie más entre tantos 'yumas', policías, almendrones, bicitaxis, carretilleros y gente luchando los pesos a brazo partido", dijo.

A todo habría que agregar el estado de las calles por las que tendrían que transitar las bicicletas.

Vecinos de los consejos populares Plaza Vieja y Catedral, ambos dentro del periplo donde deberá estar funcionando la iniciativa Ha'Bici, coincidieron en que la idea de alquilar bicicletas en La Habana Vieja —de martes a domingo entre las 9:00am y las 6:00pm— es una salida bastante torpe del Estado como solución a su pésimo servicio del transporte.

"Mejor que empiecen a repartir otra vez bicicletas chinas, o que dejen de jeringar a los boteros y a los bicitaxistas si es verdad que quieren llegar a alguna solución", protestó Hilario Gómez, en la cola de una farmacia.

Otros, como Leandro se afilaron los dientes y fueron más previsores.

"Ya tengo planes para montar mi ponchera. Además, le eché un ojo a las bicicletas esas y tú verás que me hago de varias piezas de repuesto para cuando se le rompa la bicicleta a alguien. Sí la vida te da limones...".

Entre los entrevistados, no pocos vieron en el servicio de Ha'Bici una manera de hacerle la competencia a los bicitaxistas.

"De una manera u otra eso de alquilarnos bicicletas, y a ese precio, es una falta de respeto. Como si los cubanos tuviesemos ganas de dar pedales para contemplar La Habana Vieja... al menos si fuesen bicicletas acuáticas estaría bien, así nos vamos entrenando para pedalear noventa millas", expresó Nelson, criador de palomas de la barriada de Colón.

Informaciones disponibles en la casa matriz de Velo Cuba, entidad encargada del servicio de Ha'Bici y ubicada en Prado 20, aseguran que, para evitar ilegalidades y robos, la Universidad de Ciencias Informáticas desarrolló un sistema automatizado para el control, segumiento y desarrollo eficiente del sistema.

"Pero si los sistemas de los bancos metropolitanos y de ETECSA no funcionan, ¿de qué manera van a hacer funcionar este otro?", opinó una trabajadora de la sucursal de Western Union en calle Obispo. "¿No era mejor opción es rebajar el precio de las bicicletas de las tiendas?".

El precio promedio de una bicicleta en la cadena de tiendas TRD supera los 170CUC.

"Un lujo actualmente para cualquier cubano trabajador que no tenga familia en el extranjero", apuntó Wilfredo Zamora, vendedor de bisuterías.

"Al igual que es un lujo el precio de alquiler de estas bicicletas. Lo bonito de todo es que si no hubo piezas de repuesto para bicicletas chinas, dudo que lo haya para bicicletas españolas".