Jueves, 21 de Noviembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Sociedad

Inundaciones en La Habana, ¿solo culpa de las lluvias?

Basurero en La Habana. (DDC)

Intensas lluvias que afectaron La Habana el último fin de semana provocaron serias inundaciones en varios de sus territorios, que se debieron, en buena medida, a la acumulación de basura que obstruye los alcantarillados, opinaron habaneros.

Varios vecinos de la intercepción de las calles Ayuntamiento y San Pedro, consejo popular Plaza, dijeron que cuando llueve intensamente los alrededores de esta esquina se inundan, pero esta vez el nivel sobrepasó lo habitual y llegó hasta los edificios que se encuentran a 50 metros.

"La acumulación de desechos y basura, que lleva meses creciendo ahí, es arrastrada por las aguas, y por supuesto que la tupición del alcantarillado fue mayor esta vez y la inundación subió unos 50 centímetros más de lo acostumbrado, llegando hasta los edificios, cosa que nunca había sucedido en décadas", comentó Víctor.

En las cercanías están además el círculo infantil Guillermo Piek, un consultorio médico y el policlínico Plaza.

La barriada de Los Sitios, en Centro Habana, fue otro de los territorios afectados por las inundaciones. Las calles Manrique, Maloja, Sitios, Estrella, Rayo y Ángeles, están desde hace meses afectadas por la tupición de los alcantarillados y el desborde de aguas albañales, a consecuencia de los desechos acumulados y las reparaciones emprendidas por el Gobierno para las instalaciones del servicio de gas.

"Peores aguaceros, de tres días seguidos, han caído en La Habana y no vimos inundaciones en esta zona como estas", aseguró Marcos García.

"El noticiero dice que son 'provocadas por las intensas lluvias', pero no habla de las tupiciones añejas y a la acumulación de basura que las aguas arrastran. Todas las semanas, y desde hace un año, vienen a destupir esos dos alcantarillados, pero la situación sigue en las mismas", agregó García, en referencia a alcantarillas ubicadas en Manrique, Maloja y Estrella.

Vecinos del Reparto Eléctrico, en Arroyo Naranjo, explicaron que las intercepciones de las calles Rosales, Sexta y Séptima, así como varios tramos de la avenida principal, Camilo Cienfuegos, sufren severas inundaciones cuando las lluvias son intensas.

"Pero esta vez la situación empeoró por toda la basura que arrastraron las aguas y obstruyó el alcantarillado", dijo un delegado de circunscripción que pidió no ser identificado.

"La problemática del Reparto Eléctrico va de mal en peor, y no es por falta de quejarnos ante las autoridades del gobierno del municipio, que están bien informadas. Aquí, cuando llueve, mucha gente no puede ni salir de sus casas hasta que baje el nivel del agua, pero esta vez pasaron casi ocho horas, parecía que estaríamos inundados un mes", narró el delegado.

El Reparto Eléctrico está considerado uno de los territorios más críticos por el estado de depauperación de sus calles, alumbrado público, acumulación de basuras y déficit en el ciclo de recogida de deshechos que suele ser de dos veces al mes.

"Lo más fácil es culpar a las lluvias"

La avenida 10 de Octubre, entre los tramos comprendidos desde Calzada de Luyanó hasta la avenida Santa Catalina, históricamente ha sufrido afectaciones por las inundaciones que provocan las temporadas de intensas lluvias. El estado crítico de las calles, y un sistema de alcantarillado que el Gobierno de la provincia no ha solucionada en décadas, empeora la situación cada año.

"Sí, claro, lo más fácil es culpar a las lluvias, o al bloqueo que no permite reparar el sistema de alcantarillado de La Habana entera", ironizó Yolanda Álvarez, vecina del consejo popular Jesús del Monte.

"Por estos lugares, donde desde hace años no funciona bien un solo alcantarillado, la basura se acumula semanas enteras. A eso se suma la acumulación de deshechos por las reparaciones tanto de la gente como del propio Estado. Este municipio parece una zona de guerra, y por supuesto que la mínima lluvia que cae provoca inundaciones que cada vez suben unos centímetros más", añadió Álvarez.

Para Rolando Esquivel, carpintero y vecino del consejo popular Santo Suárez, hayan superado o no las lluvias la "media histórica" lo que sí la supera "es la acumulación de basura".

"Ver un camión de (recogida de) basura por aquí es motivo de fiesta", fustigó Esquivel.

El pasado domingo 9 de diciembre, los familiares de un fallecido tuvieron que esperar desde las 7:00 de la tarde hasta pasada la medianoche para trasladarlo desde el domicilio hasta la funeraria.

"Mi padre falleció a las 6:30 de la tarde, y ese domingo solo había dos carros prestando servicio. No pudieron recogerlo a las 8:00 de la noche por la inundación que había en las intercepciones de Ayestarán y San Pablo, y tuvieron que regresar sobre la medianoche", contó la hija del fallecido, Yusimín Rodríguez, quien agregó que muchos autos estaban atrapados por la inundación.

Isabel Velázquez, otra vecina de la zona, no puso salir de su domicilio desde el mediodía del domingo.

"Los alcantarillados de esta circunscripción no funcionan muy bien desde hace años, ahora imagínate, con tanta basura acumulada que arrastraron las lluvias empeoró el panorama", señaló.

"Estas inquietudes se plantean todo el tiempo, y ni un solo delegado le ha podido poner el cascabel al gato", concluyó Velázquez.