Sábado, 22 de Febrero de 2020
Última actualización: 23:17 CET
telecomunicaciones

La suspensión del Whatsapp cubano provoca interrogantes entre sus usuarios

toDus. (CUBASÍ)

Desde que la semana pasada comenzó a implementarse la conexión 3G en móviles por vez primera en Cuba, unos 600.000 usuarios de la aplicación toDus para mensajería instantánea –una variación a la cubana de Whatsapp– se quedaron sin ese servicio, reportó la revista OnCuba.

Las autoridades del Ministerio de Comunicaciones aclararon, no obstante, que la situación será temporal mientras se realizan "ajustes tecnológicos".

Según una nota publicada en el semanario Trabajadores, las personas que desde mediados de año comenzaron a usar toDus, "ya pueden estar tranquilas" pues "no hay intención de cancelar" la app desarrollada por la Universidad de Ciencias Informáticas (UCI) y que había alcanzado enorme popularidad, sobre todo entre los jóvenes.

Ernesto Rodríguez, viceministro de Comunicaciones, negó que existieran incompatibilidades tecnológicas entre toDus y la navegación en Internet mediante datos móviles (3G).

A su vez Mayra Arevich, presidenta del monopolio estatal de las telecomunicaciones ETECSA, confirmó que toDus está actualmente en su fase beta de pruebas masivas y que requerirá ajustes. Agregó que, cuando vuelva a estar operativa, la aplicación mantendrá opciones gratuitas y otras de pago.

toDus fue presentada durante el primer Taller de Informatización en junio pasado, cuando un reporte en el diario Juventud Rebelde la describió como "una aplicación de mensajería enfocada en la velocidad y seguridad de la información, es simple y gratis". Pero al parecer esa última condición podría cambiar.

A mediados de noviembre, en el sitio Cubadebate los creadores de la aplicación daban una explicación un poco ambigüa sobre esta cuestión: "toDus será gratis, al menos en esta etapa de prueba. Puede que en un futuro esté asociada a un plan de datos de ETECSA, pero se espera que siga siendo gratis."

La aplicación ha funcionado hasta ahora solo para mensajería de texto, pero sus creadores han prometido que en el futuro permitirá también llamadas.

Sin embargo, en medio del apagón actual del servicio y bajo las nuevas condiciones de comercialización de datos para telefonía móvil, algunos usuarios creen que es el fin de la aplicación. 

Sobre todo, porque una vez que se extienda el servicio de Internet en los móviles en Cuba, si toDus dejara de ser gratuita, habrá que ver cómo reaccionan los usuarios, teniendo en cuenta que dispondrán de otras aplicaciones sin costo para el usuario y de probada estabilidad como Whatsapp, Imo o Telegram.

Sin embargo, la revista Juventud Técnica ha sido más explícita al criticar los términos y condiciones de la aplicación, que no están accesibles, y que "parecen hechos de prisa y con una mentalidad analógica, lejana de una plataforma online".

La revista de divulgación científica cubana reprochó el hecho de que los desarrolladores asumen deficiencias posibles en la protección de datos del usuario y su privacidad.

"No podemos garantizar que terceros mal intencionados puedan encontrar alguna forma de acceder a dicha comunicación", citó  la revista a los autores de la aplicación.

El director de redes en la UCI, Yadier Perdomo, al presentar el producto aseguró que "garantiza soberanía tecnológica, algo que productos similares, como Whatsapp y Messenger (de Facebook), no hacen".

Pero las vulnerabilidades que tiene la aplicación cubana levanta sospechas.

Por ejemplo, el acápite de privacidad dice que no se compartirán los datos con terceros "hasta los límites que la ley lo permita" y adjudica al usuario la culpa de cualquier conflicto: "la información intercambiada entre los usuarios queda en los dispositivos de estos, siendo esta una de las principales fuentes de exposición".

Juventud Técnica subrayó que en esto no difiere mucho de otras políticas que en el mundo entero poseen las apps de mensajería instantánea.

Pero el acápite más preocupante es aquel en el que los desarrolladores se eximen de toda culpa, pues a causa de la gratuidad de la plataforma, su funcionamiento no está asegurado. "Whatsapp, Telegram, imo, WeChat y un montón de aplicaciones en el mundo entero son gratuitas y aún así en ningún momento dicen al usuario que 'no se brinda garantía de ningún tipo en su funcionamiento'", puntualiza la revista científica.

En Cuba, subraya el texto, existe un vacío legal respecto a la seguridad informática y "la protección de datos y la sociedad — también los desarrolladores — sigue dormida en un mundo donde cada vez es más valiosa la información personal".

"Precisamente por eso preocupa la ingenuidad con que sus términos de uso tratan la información del usuario y la manera en que todo el peso cae sobre él", concluye Juventud Técnica.