Jueves, 12 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
ECONOMÍA

Malmierca va al foro capitalista que hace apenas un año 'Granma' calificaba de 'show mediático'

Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera. (AFP)

Por primera vez en 25 años un miembro del Gobierno de Cuba se va a la cuna del capitalismo mundial, al Foro de Davos, para buscar inversores que desembarquen en la Isla.

"Nosotros nos sentimos normal", dice sonriente Rodrigo Malmierca, el ministro de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera de Cuba, en respuesta a preguntas de la AFP, sobre su presencia en un foro al que hace apenas un año el diario estatal Granma, el órgano oficial del Partido Comunista de Cuba, todavía calificaba de "show mediático, donde vivir del cuento es el único de sus aportes".

Sin embargo, La Habana, que este año celebra los 60 años de su revolución, está inmersa en lo que su Gobierno ha dado en llamar la "actualización" de su economía.

El propio sustituto de Raúl Castro, Miguel Díaz-Canel, reconoció hace unos días que "la batalla más importante" de Cuba es la economía, que apenas creció un 1,2% en 2018, muy por debajo del 5% necesario para impulsar el desarrollo de la Isla, según expertos locales.

"Cuba tiene una política de actualización de su modelo económico y una de las bases es la diversificación de sus nexos económicos con el exterior", dijo el martes en Davos Malmierca, un diplomático que también fue embajador en Bélgica y ante las Naciones Unidas.

El llamado plan de actualización económica quiere que las empresas cubanas, aún siendo de propiedad estatal, puedan funcionar "con cierta independencia", dar más protagonismo a la propiedad privada en algunos sectores y atraer capital extranjero.

Todo ello partiendo del sector turístico, que sigue siendo uno de los más importantes de la economía de la Isla.

La última visita de un responsable cubano a Davos se remonta a 1995, cuando el entonces vicepresidente Carlos Lage vino hasta el foro suizo, que cada año reúne a la élite política y económica mundial.

La presencia de Malmierca en Davos "ilustra esta novedad, para retomar las palabras del régimen cubano, de 'actualizar' el modelo de este país", apunta Gaspard Estrada, un especialista de América Latina en el Instituto de Ciencias Políticas de París.

"Pero vamos a ver si con estas visitas se podrá transformar este modelo económico, más teniendo en cuenta que Donald Trump tiende a radicalizarse en sus posiciones y que una de sus principales bases electorales son las personas mayores de Florida", las más en contra del régimen cubano, dice Estrada.

Sin embargo, La Habana sigue quejándose de que la economía cubana sigue topando con el eterno problema del embargo que EEUU le impone desde 1962.

"El bloqueo económico comercial y financiero de EEUU a Cuba es el principal obstáculo para el desarrollo económico de Cuba. Esto sigue siendo así", apunta Malmierca.

"La administración Trump está haciendo el bloqueo más fuerte, lo está endureciendo en determinados sectores, especialmente en el sector financiero. (....) Todo eso buscando que tengamos más trabajo para hacer los negocios", asegura el ministro.

Expertos consultados por DIARIO DE CUBA consideran, sin embargo, que, más allá del embargo, la concepción general que tienen las autoridades cubanas sobre la inversión —donde la participación de los cubanos a través de las actividades privadas está prohibida—, es un lastre para la economía.

2 comentarios

Imagen de Pamela Landy

Lo que pasa es que ahora lo hacen oficial, pero en Davos, por lo menos, los dos últimos años ha habido delegación de Cuba, exactamente buscando inversores. Pero como los presentes siempre fueron personajes de poca monta de la oficina consular destacada en Berna, ni la prensa los tomó en cuenta. Parece que ante la pronta caída (o definitiva implosión) del régimen de Caracas han decidio en La Habana asegurar maloja para los caballos enviando a Davos a uno de sus hombres proa... para garantizar algún éxito en el empeño. Me consta que este enviado se sabe mover muy bien en ese mundillo y tiene fama de buen negociador, aunque pierda algo para lograr su objetivo.

Imagen de Balsero

Hay 2 gobiernos en Cuba. El "oficial", con Díaz-Canel y el PCC, a la cabeza. El otro, el de la "empresa unifamiliar", que tiene por CEO a López-Callejas. En este caso, Bruno va por mandato del segundo, para atraer inversores incautos. Los Castro cada vez son más ricos, pero para el resto de los cubanos, el arroz seguirá teniendo gorgojos y los chícharos, piedras.