Viernes, 6 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
SALUD

Brasil busca una forma de regularizar a los médicos cubanos que quieran seguir en el país

Médico en una consulta. (PAHO/WHO)

El Gobierno brasileño estudia regularizar a los profesionales de la salud cubanos que quieran continuar en el país, después de la salida de miles de ellos por orden de La Habana tras retirarse del programa Más Médicos, informó hoy la estatal Agencia Brasil, citada por EFE.

El Ministerio de Salud señaló que, "preocupado con la cuestión humanitaria", "busca una forma de permitir la reintegración de estos profesionales tras la revalidación de sus títulos", de acuerdo con el medio local.

De esta forma, el Gobierno brasileño espera completar las cerca de 1.500 plazas aún vacantes del programa Más Médicos, que permitió desde 2013 la contratación de galenos extranjeros para cubrir la asistencia sanitaria en las zonas más pobres y remotas de Brasil.

De acuerdo con cables desvelados como parte de una investigación iniciada por DIARIO DE CUBA, Más Médicos había sido propuesto por La Habana antes de que se presentara como iniciativa de la entonces presidenta Dilma Rousseff.

En el esquema creado, La Habana y Brasilia utilizaron como intermediaria a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), una estrategia del Gobierno de Rousseff para evadir al Congreso brasileño, al que tendría que haber acudido en caso de acuerdo bilateral.

Como resultado, por la contratación de trabajadores de salud cubanos que prestaban servicios en Brasil, la OPS se quedaba con el 5% de lo que pagaba en salarios el Gobierno de Rousseff. El régimen cubano, por su parte, se embolsaba al menos el 70%. A los profesionales de la Isla llegaba solo una ínfima parte.

El Gobierno de Cuba decidió en noviembre pasado abandonar dicho proyecto como forma de protesta por los que consideró comentarios "amenazantes y despectivos" del ultraderechista Jair Bolsonaro.

Bolsonaro, un declarado anticomunista que asumió la Presidencia de Brasil el 1 de enero tras ganar las elecciones de octubre, calificó a los médicos cubanos como "esclavos" de una "dictadura".

También impuso ciertas condiciones para seguir adelante con el programa de salud, entre ellas que los profesionales de la Isla recibieran el sueldo íntegro y que pudieran tener a sus familias de forma permanente en Brasil.

Como respuesta, Cuba ordenó el regreso de sus médicos, que hasta ese momento totalizaban 8.332 ejerciendo de manera activa en el gigante sudamericano.

Brasil ha abierto varios concursos para suplir esas miles de vacantes con médicos formados en Brasil o brasileños graduados en el exterior, pero aún faltan por asignar cerca de 1.500 plazas, que corresponden a puestos en aldeas indígenas o municipios aislados.

Según Agencia Brasil, el número de profesionales cubanos "interesados" en continuar en Brasil "aún está siendo contabilizado", mientras representantes de los ministerios de Salud y Educación mantienen reuniones para analizar formas sobre cómo regularizar su situación en el país.

Según una encuesta divulgada en enero pasado, casi la mitad de los brasileños (un 49%) cree que la atención en salud empeorará en el país tras la salida de los médicos cubanos, mientras que el 38% dijo creer que la situación mejorará.

Recientemente, la doctora Yury Leydi Durán Sánchez, en nombre de los médicos cubanos que decidieron quedarse en Brasil tras la suspensión de la participación de La Habana en el proyecto, envió una carta a Bolsonaro en la que le pide la reincorporación de ella y sus colegas a Más Médicos mientras se preparan para la reválida del título, otro aspecto exigido por Brasilia a los extranjeros para ejercer en el país.