Miércoles, 18 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
MEDIOAMBIENTE

Varadero estrenará una draga recién adquirida para revertir los daños en las playas cubanas

La embarcación de dragado en el Puerto de La Habana. (PL)
Equipo acoplado a la draga. (PL)

El Gobierno cubano ha adquirido una embarcación con fines de dragado con la que aspira, fundamentalmente, a revertir los daños que el cambio climático ocasiona a las playas de la Isla, según informó el ministro de la Construcción, René Mesa.

Mesa dijo que más tarde se sumarán tareas relacionadas con acciones inherentes al mantenimiento portuario y a la extracción de arena que pueda ser útil para la confección de materiales constructivos, recogió la estatal Prensa Latina.

En ocasión del arribo de la draga a la bahía de La Habana, el funcionario consideró que, al disponer de esta nueva tecnología, el Gobierno podrá dejar de gastar varios millones de euros que anualmente se destinan a estas mismas cuestiones y que autoridades estiman en más de ocho millones en divisa.

La embarcación fue fabricada por la compañía holandesa IHC Royal, líder en este tipo de tecnología en el mundo.

Según reveló a la prensa Juan Poyeaux, funcionario a cargo del proyecto, la primera de las labores que realizará la draga será el vertimiento de 1.300.000 metros cúbicos de arena en junio próximo en el balneario de Varadero.

Como resultado del cambio climático la franja de arena en las playas cubanas es cada vez más estrecha, sostuvo el funcionario.

"Esto, sumado a los resultados de un estudio técnico que estableció que los préstamos o extracción estaban a una profundidad imposible para la tecnología disponible e incapaz igualmente de alcanzar la distancia de bombeo a donde teníamos que hacer llegar la arena, condicionó la fabricación de una máquina con características particulares", explicó.

El equipo trabaja hasta a 30 metros de profundidad y permite bombear hasta 4.500 metros de distancia.

Con un costo de 28.000.000 de euros, negociado por la vía crediticia a diez años, la embarcación posee un tiempo de vida útil de dos décadas y cuenta con un tiempo de recuperación de la inversión estimado en siete años, según el funcionario.

Entre los aspectos pactados con los suministradores, afirmó Poyeaux, está también el suministro de las piezas de repuesto y la capacitación del personal que lo operará que ronda la veintena de trabajadores.