Viernes, 15 de Noviembre de 2019
Última actualización: 17:42 CET
clima

Los inviernos en Cuba, cada vez más cortos y cálidos

Calor en Cuba. (ESCAMBRAY)

El Centro del Clima del Instituto de Meteorología de Cuba ha informado que durante febrero, un mes típicamente invernal para la Isla, la temperatura media no ha dejado de subir desde 1951.

Según un reporte de Cubadebate, en el período de 100 años comprendido entre 1917 y 2017 siempre llegaron frentes fríos a Cuba en ese mes.

Sorpresivamente, ninguno arribó en febrero de 2018. Como resultado, la temperatura media mensual estuvo muy por encima de la norma. Incluso, la mínimas estuvieron por encima de la media en 2.2°C.

De acuerdo con el investigador del Instituto de Meteorología (INSMET) Ramón Pérez Suárez, no solo las temperaturas medias de febrero se han incrementado en Cuba desde 1951, sino también las del trimestre diciembre-enero-febrero, con variaciones interanuales y multianuales.

En febrero de 2019, al menos un frente refrescó la temperatura en la Isla. Fue ese el decimotercero de la temporada invernal, y provocó numerosos chubascos y lluvias a lo largo del país. En la estación de Jovellanos, Matanzas, se acumularon 102 milímetros en 24 horas, y un pluviómetro del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos ubicado en Carahatas, Villa Clara, marcó 146 milímetros.

Pero también durante el mes recién terminado las temperaturas estuvieron por encima de lo normal, con un valor medio mensual de 24.3 grados Celsius.

Desde 2010, cuando llegaron a Cuba siete frentes fríos (al igual que ocurriera en 1977 y 1983), no hay un febrero significativamente frío. En esa ocasión, la temperatura promedio del mes fue de 21.7 grados Celsius.

En cambio, los valores medios de febrero fueron más altos entre 2011 y 2014 (de 24.5 °C ese año). Disminuyeron en 2015 (22.2 °C) y 2016 (22.3 °C). A partir de 2017, volvieron a incrementarse. 

Según el informe del INSMET, la temperatura media anual del país aumentó en 1°C en el período 1951-2017. Cada una de las últimas tres décadas ha sido más cálida que todas las anteriores, contando a partir de 1951.

El incremento de la temperatura media es más evidente en el trimestre diciembre-enero-febrero (1.4 °C más) que en el de junio-julio-agosto (solamente 0.9 °C), indica el estudio científico.

 

Archivado en