Jueves, 19 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
Emigración

Las autoridades mexicanas trasladan a 72 cubanos después de la trifulca en una oficina migratoria

Cubanos en la oficina migratoria de Tapachula. (TRIBUNA)

Las autoridades mexicanas trasladaron a Veracruz a 72 emigrantes cubanos después de que el viernes decenas de ellos irrumpieran por la fuerza en una oficina migratoria de Tapachula y lesionaran a un funcionario.

Según medios de prensa mexicanos, el traslado busca desahogar las dependencias del Instituto Nacional de Migración (INM) en Tapachula, desbordadas por la cantidad cubanos y centroamericanos que llegan a pedir salvoconductos que les permitan continuar viaje hacia la frontera con Estados Unidos.

La publicación El Mañana indicó que los cubanos fueron trasladados en dos autobuses a la ciudad veracruzana de Acayucan, donde hay otra estación migratoria.

El viernes, decenas de ellos entraron por la fuerza a la oficina de Tapachula, molestos por la demora en sus permisos.

El diario El Universal informó que a esa oficina migratoria arriban diariamente, antes de las 7:00 de la mañana, más de 300 cubanos, así como unos 200 centroamericanos.

Los cubanos se quejaron de que el trámite para obtener el "salvoconducto" que les autoriza a transitar libremente por México está tardando hasta dos meses.

Asimismo, dijeron que los agentes migratorios, en contubernio con abogados, les exigen desde 300 hasta 700 dólares para tramitar este permiso el mismo día, cuando el trámite se realiza de manera gratuita.

"Si nosotros solos hacemos el trámite nos tarda de 20 días a dos meses, pero si pagamos abogados, en 10 días máximo. Imagínese, prefiero pagarle al abogado porque igual gasto más en hotel, comida y pasajes", señaló un cubano que pidió mantenerse en el anonimato.

Según el diario El Orbe, los cubanos presentaron ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) una queja contra Migración y la Policía Federal. Algunos aseguraron no haber sido informado de que los trámites son gratuitos, por lo que han incurrido en gastos, como la contratación de abogados.

"No fuimos atendidos por funcionarios de Migración, jamás se paró alguien afuera (de las oficinas) y nos explicó cómo se realizaba el trámite", dijo uno de los emigrantes.

Archivado en