Viernes, 18 de Octubre de 2019
Última actualización: 10:47 CEST
POLÍTICA

La Habana rechaza la nueva suspensión parcial del título III de la Helms-Burton

Bruno Rodríguez Parrilla. (EFE)

El Gobierno cubano rechazó este miércoles la decisión de Washington de suspender solo por dos semanas más y con excepciones un capítulo de la Ley Helms-Burton que permitiría a los cubanoamericanos reclamar propiedades confiscadas después de enero de 1959 con la llegada al poder de Fidel Castro.

"Rechazo anuncio de Sec (secretario de) Estado de #EEUU sobre ley #HelmsBurton, aberración que jamás debió existir. Viola el Derecho Internacional, daña a toda #Cuba, a cada familia. 191 países reclaman sea eliminada en su totalidad", escribió en su cuenta en la red social Twitter el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla.

Horas antes el secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, anunció que aplazará por dos semanas más la aplicación del título III de la ley Helms-Burton, lo que extiende parcialmente la suspensión previa de un mes anunciada el pasado 4 de marzo.

Pompeo anunció este miércoles que impedirá la entrada en vigor de esa provisión desde el 18 de abril hasta el 1 de mayo, pero continuará permitiendo las demandas contra las más de 200 empresas del conglomerado militar GAESA que aparecen en la "lista negra" del Departamento de Estado.

El título III de la ley Helms-Burton fue creado en 1996 para permitir que los estadounidenses, incluidos los cubanos naturalizados, pudieran demandar ante cortes de EEUU a las compañías que se benefician de propiedades en Cuba que eran suyas hace 60 años, antes de la Revolución de 1959.

Desde su creación, el título III ha sido suspendido por todos los Gobiernos de EEUU cada seis meses, pero el Ejecutivo de Donald Trump ha acortado cada vez más esos plazos: primero lo anuló por 45 días, luego durante un mes y ahora por solo dos semanas más.

De aplicarse esta provisión podría generar una compleja maraña de litigios internacionales con corporaciones de diversos países que operan en Cuba, como es el caso de Meliá y otras firmas españolas que gestionan en régimen de empresa mixta hoteles propiedad de compañías de las Fuerzas Armadas.

En otro tuit publicado el miércoles, Rodríguez Parrilla dijo que "la ley Helms-Burton no es aplicable en Cuba o contra cubanos o extranjeros".

"El propósito de la dominación 'Monroeista'[sic] despierta el rechazo abrumador de la comunidad internacional. Las nuevas medidas están aislando a EEUU aún más. No lograrán sus objetivos", consideró.

Cuando la Helms-Burton se aprobó hace 22 años, los países con intereses empresariales en la Isla se opusieron y la Unión Europea (UE) denunció a Washington ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El litigio concluyó con el compromiso de EEUU de mantener el título III suspendido a cambio de la retirada de la querella.

En marzo, y por primera vez, el Gobierno de Trump estableció que los cubanoamericanos podían demandar a las 200 compañías cubanas incluidas en la conocida como "lista de restricciones a Cuba" del Departamento de Estado, aunque las firmas extranjeras siguen exentas.

Esa "lista negra" incluye entidades relacionadas con la inteligencia cubana, de las Fuerzas Armadas o efectivos de seguridad.

3 comentarios

Imagen de Danai Perez

La Robolucion desde el año 59 le esta robando al pueblo de Cuba primero empezo con los ricos luego la clase media y ahora  los que no tienen nada y los que quieren poner su negocio no los dejan en fin los Castros son unos ladrones , estoy de acuerdo que a todas las personas que le quitaron sus vienes que lo reclamen 

Imagen de danny68

Balsero, el unico hueco se lo esta haciendo Trump a su propia credibilidad. Las empresas norteamericanas tambien van a sufrir cuando los gobiernos comiencen a aplicar las ^leyes antidoto^. Pero ademas, Trump va a tener que soportar un costo politico importante pues la Camara de Comercio y los lobbies de agricultores, hoteles y agencias de viaje tienen una considerable influencia sobre los votanes. mas que los de los politicos cubano-americanos. Espera y veràs.

Imagen de Balsero

Con estos anuncios, el Departamento de Estado le está haciendo un hueco enorme a la economía cubana. El canciller Rodríguez - obligado por obsecuente - siempre tendrá que decir bravuconadas al mejor estilo Castro I pero omite una realidad contundente y es que por cada salario que paga el Estado isleño hay 3 equivalentes que ingresan bajo la forma de remesas. En esta misma Web ya hemos visto como empresas mixtas y sucursales radicadas temen por sus ingresos, como Sherritt, Meliá o Total.