Sábado, 12 de Octubre de 2019
Última actualización: 10:47 CEST
Emigración

Casi 3.000 cubanos esperan en Ciudad Juárez poder cruzar a EEUU

Emigrantes cubanos en México. (EFE)

En un fenómeno sin precedentes en México, la fronteriza Ciudad Juárez acoge estos días a miles de migrantes de Cuba que esperan para pedir o resolver su solicitud de asilo en Estados Unidos.

"Aquí nos han acogido bastante bien. La comida nos la dan con poquito chile, pero eso no es culpa de ellos", dijo este miércoles a EFE Juan Carlos Flores, un migrante cubano que, junto a su esposa, tiene más de un mes en esta ciudad del norteño estado mexicano de Chihuahua.

Flores dijo haber elegido este cruce fronterizo, que durante estos días padece colas tras la amenaza de cierre de fronteras del presidente Donald Trump, al enterarse que los solicitantes de asilo cruzaban, en apariencia, rápidamente y sin riesgos.

La pareja decidió migrar por su desacuerdo con el Gobierno de Cuba, y aunque comentaron que "había sus pros y sus contras en el sistema", prefirieron dejar su país en busca de un mejor empleo en Estados Unidos, la tierra soñada para muchos.

De acuerdo con cifras oficiales, el 70% de los más de 3.300 migrantes que se encuentran actualmente en tránsito en esta localidad mexicana son cubanos.

"Juárez incluso venía de ser una ciudad donde ya no era muy importante para los flujos migratorios a Estados Unidos. Vernos de nuevo como en el centro de los flujos migratorios fue algo muy sorprendente", explicó el investigador del Departamento de Estudios de Población del Colegio de la Frontera Norte (COLEF) Jesús Peña.

De acuerdo con el experto en migración, la situación actual fue 'in crescendo' tras la llegada de 100 migrantes cubanos a esta frontera en octubre del año pasado.

A este primer centenar de migrantes se les permitió la entrada a Estados Unidos en menos de 24 horas tras haber pisado territorio juarense.

"Esas personas salieron de Brasil para Ciudad Juárez porque en Tijuana estaba la primera caravana migrante. Yo creo que se les hizo más fácil que llegar a otras fronteras, inclusive había más conexiones de vuelos y rutas de autobuses a Ciudad Juárez", comentó Peña.

A partir de esta primera llegada de migrantes de origen cubano, se empezó a correr la voz entre sus familiares y amigos, quienes indicaron que por la frontera Ciudad Juárez-El Paso el acceso era rápido y sencillo.

La población migrante cubana aprovechó que ese mismo año Panamá abrió visado libre y se juntaron con otros flujos migratorios de Centroamérica.

En autobuses o incluso en aviones, comenzaron a llegar a esta frontera y formaron parte de los más de 10.200 migrantes que el Consejo Estatal de Población (COESPO) contabilizó a partir de los últimos días de octubre de 2018.

"Mientras que en otros lados reciben personas de otras nacionalidades, aquí estamos recibiendo sobre todo a cubanos", dijo recientemente el coordinador general del COESPO, Enrique Valenzuela, en rueda de prensa.

Asimismo, declaró que por las altas cifras de migrantes en tránsito, se han tenido que acondicionar diez albergues en la ciudad para poder atender de forma digna y ordenada a esta población.

En febrero del presente año se instaló un albergue provisional en el Gimnasio de Bachilleres, en donde se llegó alojar a más de 500 migrantes.

Ello después de que la Casa del Migrante, asociación civil que tradicionalmente ha brindado albergue a las personas migrantes, llegara a su máxima capacidad.

Ahora, en el gimnasio que antes tenía sobre su suelo a cientos de colchonetas utilizadas para dormir, solamente quedan 90 migrantes, todos de nacionalidad cubana, quienes duermen en cinco salones.

Adriel, que como Juan Carlos pernocta en el gimnasio, decidió dejar la provincia de Villa Clara en Cuba para encontrar en el país del 'sueño americano', seguridad y libertad.

"El motivo mío fue prácticamente buscar la democracia, la libertad de expresión. No existía esa libertad, estaban arriba de uno permanentemente, haciéndole la vida prácticamente imposible", aseguró.

El cubano relató que dos de sus familiares, al igual que él, pertenecen al movimiento de oposición que existe en el país caribeño.

"Uno lo siente porque es cubano, tiene a su familia, a su madre, a sus hermanos, y nadie quiere abandonar su patria. Pero bueno, cuando hay que hacerlo, hay que hacerlo", dijo entre lágrimas.

1 comentario

Imagen de Ricardo E. Trelles

// Por lo que veo en las fotos son migrantes con recursos, deben proporcionar ingresos interesantes a las poblaciones donde  se albergan //  - - - - - Se puede pensar que no son de los que la estaban pasando peor en Cuba, pero, naturalmente, tratan de estar mejor. - - - - - - A los norteamericanos, con sus reglas poco tajantes y hasta inefectivas para controlar los fenómenos inmigratorios, se les "da la vuelta" de una u otra forma casi siempre. - - - - - Mientras que en Cuba sigue sin existir un movimiento social y político que ofrezca esperanzas de futuro.