Martes, 14 de Enero de 2020
Última actualización: 16:13 CET
Sucesos

Reabre el aeropuerto de Santa Clara una semana después de ser arrasado por una tormenta

Aeropuerto Abel Santamaría. (VANGUARDIA)

El Aeropuerto Internacional Abel Santamaría, de Santa Clara, retomó las operaciones este lunes, tras recuperarse de las afectaciones provocadas por la tormenta local severa que afectó a esa ciudad el domingo 28 de abril.

Según el reporte del sitio oficial Cubadebate, Omar Andrés Gil, director de la terminal aérea, explicó que si bien no ha concluido la reparación de la instalación, se cuenta con los recursos y condiciones que garantizan la calidad y seguridad de los pasajeros, por lo que consideraron adecuado reiniciar las operaciones.

Gil informó que los trabajos de recuperación están al 80%, principalmente en la cubierta y el falso techo, que fueron de las áreas más dañadas por los fuertes vientos y la granizada que trajo el fenómeno meteorológico.

Los fuertes vientos de la tormenta local severa produjeron daños en el tendido eléctrico, los techos y en uno de los salones del aeropuerto.

Debido a ello, la instalación suspendió los vuelos de manera temporal, y los reubicó en otros aeropuertos cercanos a Villa Clara, como el de Cienfuegos y Varadero.

Este lunes, en cambio, eran operados vuelos de Copa Airlines, Jet Blue, American Airlines y uno dirigido a Canadá, indicó la nota.

El reporte no abundó en la recuperación de las viviendas que también resultaron afectadas, muchas de ellas con la pérdida de los techos.

Los informes del día del suceso indicaron que, si bien no se reportaron daños humanos, sí hubo varias cubiertas de viviendas destruidas, árboles y tendido eléctrico derribados en localidades de Villa Clara, mientras que parte de Santa Clara estaba sin corriente.

Hasta la tarde del domingo se cuantificaban 47 viviendas afectadas en las comunidades Base Aérea, San Miguel, Frank País, Sakenaf y Caracatey. 

Expertos del Instituto de Meteorología Provincial informaron que durante la tormenta se registraron rachas de hasta 100 km/h y los granizos tenían el tamaño de una peseta. Los especialistas advirtieron que no se trataba de un tornado, como circuló a través de las redes sociales en los primeros momentos.