Sábado, 30 de Mayo de 2020
Última actualización: 17:28 CEST
Alimentación

¿Rectificación? El Gobierno vende más pescado 'liberado pero controlado' en Guantánamo

Cola para comprar pescado en Guantánamo. (M. A. LEÓN)
El pescado en una cocina guantanamera. (M. A. LEÓN)

Los guantanameros recibieron este fin de semana el pescado "liberado pero controlado" que distribuye el Gobierno. Al igual que en La Habana y en otros puntos del país, se trata de jurel a 20 pesos la libra.

"Es un abuso, pero no hay más nada que comer. Es así, los guantanameros somos, y me incluyo, carneros por excelencia", dijo Adelaida, en la cola para comprar.

El salario medio mensual en Guantánamo, una provincia con un alto índice de desempleo, es de unos 325 pesos.

"Te venden dos pescados sin importar el tamaño. Lo que pesen, a 20 pesos la libra, tienes que pagarlo", comentó otro consumidor.

La noticia de la llegada del pescado se difundió rápido. El producto llevaba varios años "desaparecido" de las opciones de los guantanameros, por lo que se vieron aglomeraciones y discusiones.

"Vienen la gente pidiendo último por impedido físico porque tienen prioridad, pero no le piden el carnet de impedido", criticó un hombre en la cola. "Esa es una vía para ganarse algo de dinero y comprar también lo suyo y, como la gente ya lo sabe, lo que se forma es la 'guerra de las galaxias'", bromeó.

Al parecer, los guantanameros habrían recibido una cuota superior (dos pescados por persona hasta alcanzar cinco libras) a la de La Habana, donde se vendió un pescado para tres personas, dos para familias de cuatro a seis integrantes, y tres a partir de siete. Esa asignación provocó duras críticas y alboroto en las redes sociales.

Al igual que en La Habana, en Guantánamo a muchos les molestó que, a pesar del alto precio, la cabeza del pescado estuviera incluida en el peso.

"Es un descaro vender el jurel tan caro, sobre todo en una Isla rodeada de mar", dijo un consumidor.

En la capital guantanamera solo se vendió pescado en dos lugares.

Para justificar los precios —difíciles de asumir, por ejemplo, para los jubilados—, el Gobierno afirmó la semana pasada que no se trata de venta de pescado a través del sistema de racionamiento. Dijo que es pescado "liberado pero controlado".

La venta se produce en momentos en que la Isla atraviesa un severo desabastecimiento de alimentos. Por todo el país se repiten las imágenes de largas colas y riñas para comprar comida.