Sábado, 16 de Noviembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Exilio

Voces del exilio saludan el fin del 'turismo inmoral' de EEUU a Cuba

Crucero frente a La Habana. (EFE)

Orlando Gutiérrez, dirigente de una organización del exilio cubano en Miami, dijo que la prohibición de los viajes en crucero de Estados UnidosCuba anunciada este martes es un motivo de alegría, porque el "turismo inmoral" daba recursos a los "represores".

"Estamos muy contentos, esto es por lo que hemos luchado", señaló Gutiérrez al ser consultado sobre el comunicado del Departamento de Estado en el que se anunció que "no permitirá las visitas a Cuba a través de embarcaciones de pasajeros y embarcaciones recreativas, incluidos cruceros y yates, así como aviones privados y corporativos", declaró a EFE.

El presidente del Directorio Democrático Cubano indicó que su organización y otras del exilio enviaron cartas y mensajes a las compañías de cruceros cuando se autorizaron estos viajes en 2016 para exponer las razones por las que se oponían a ese "turismo inmoral".

Como no obtuvieron respuesta, fueron "por el camino de las sanciones". "Así lo hemos logrado", señaló.

EFE consultó a varias de las compañías con rutas de cruceros a Cuba desde Miami, pero ninguna ofreció reacciones ante las nuevas medidas.

A juicio de Gutiérrez, la medida beneficia a los "pueblos de Cuba, Venezuela y Nicaragua", pues los regímenes "represores" de esos tres países están interconectados.

A la pregunta acerca de si esta medida no perjudica directamente a los cubanos que prestan servicios a las líneas de cruceros, el dirigente señaló que están siendo "explotados", pues trabajan todos para compañías estatales que les "entregan una ínfima parte" de lo que reciben ellas.

A su juicio, los únicos culpables de que los cubanos pasen necesidades son quienes los gobiernan.

"Los fondos del turismo inmoral no llenarán más los bolsillos de sus represores", subrayó Gutiérrez.

A pesar de las nuevas restricciones, que entran en vigor este miércoles, los vuelos comerciales podrán seguir operando entre EEUU y Cuba.

Según explicó una portavoz del Departamento de Estado, el Ejecutivo ha decidido mantener los vuelos comerciales porque suelen ser usados por los cubanoamericanos para visitar a sus familias en la Isla, mientras que los cruceros se usan para hacer turismo, algo que los estadounidenses tienen prohibido por ley.

La fuente indicó que EEUU ha decidido prohibir los viajes en crucero y yate, así como los vuelos privados y corporativos, para impedir que "el régimen cubano y sus servicios militares, que controlan la industria del turismo en Cuba, accedan a dólares estadounidenses".

Según el Gobierno cubano, la Isla cerró el primer cuatrimestre de 2019 con un crecimiento del 7,2% en la afluencia de turistas, al alcanzar 1,9 millones de visitantes.

En ese periodo, Canadá se mantuvo en primer lugar entre los mercados emisores, con 624.530 viajeros (un 3% más) y Estados Unidos continúa como segundo, con 257.500 visitantes (93,5%) hasta abril, pese a las restricciones que aplica el Gobierno de ese país.

El 55% de los viajeros estadounidenses llegó a Cuba en cruceros, una modalidad que creció un 48% en ese periodo con respecto al mismo de 2018.

Reacciones de legisladores cubanoamericanos

Uno de los artífices de la política de la actual Administración hacia el régimen de la Isla, Marco Rubio, comentó en Twitter que el anuncio de este martes "es la consumación del discurso del Embajador John Bolton en Miami en abril, y una respuesta directa al papel que el régimen cubano juega en apoyo a Maduro y su pandilla de delincuentes".

También Rick Scott, senador por Florida, aseguró que "Cuba sigue siendo la fuerza más poderosa que sostiene a Nicolás Maduro mientras mata de hambre a su propia gente."

Scott agregó que "Los Estados Unidos deben tomar todas las medidas posibles para cortar todos los lazos con Cuba. (...) Limitar el flujo de dinero a Cuba es fundamental para liberar a Venezuela y proteger la seguridad nacional de Estados Unidos".

En cambio, la congresista por Florida Donna Shalala expresó su discrepancia con las medidas: "Debemos responsabilizar al régimen cubano por su apoyo al ilegítimo de Maduro. Sin embargo, las últimas políticas de la Administración harán más daño que beneficio a los cubanoamericanos y sus familiares en la Isla", tuiteó.