Miércoles, 11 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Sociedad

Un municipio de Santiago de Cuba se está quedando sin mujeres

Familias cubanas. (IPS)

Más de la mitad de quienes emigran en el municipio santiaguero de Guamá son mujeres, en general como estrategia para mejorar la economía familiar.

Esto fue revelado por la investigación "Cuando la mujer migra. Una mirada a las migraciones internas, desde la perspectiva del desarrollo sostenible, en el municipio costero de Guamá, Santiago de Cuba", publicado en el número 28 de la revista Novedades en Población, del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana.

Las autores son un equipo de profesores de la Universidad de Islas Baleares, España, y del Centro de Estudios Multidisciplinarios de Zonas Costeras de la Universidad de Oriente, en Santiago de Cuba.

El municipio montañoso, donde se ubican las mayores elevaciones cubanas, tiene una población de algo más de 34.000 habitantes, de los cuales menos del 48% son mujeres.

Sin embargo, en el periodo analizado, de 2012 a 2015, el 51,3% de quienes abandonaron el territorio fueron féminas, quienes suelen marcharse hacia municipios de mayor desarrollo, señaló en su resumen del artículo la agencia IPS.

Las causas de esa emigración, reveló el estudio, están asociadas a la búsqueda de mejoría económica y mayor  desarrollo profesional, así como a los divorcios y casamientos, en una dinámica que hace que sean más quienes se van de Guamá que quienes arriban a vivir allí.

Este fenómeno implica la pérdida de mano de obra calificada, y la consiguiente descualificación de algunos servicios comunitarios.

También, ha supuesto desequilibrios en los hogares y cambios en el cuidado de las familias, dado que cuando las mujeres migran hacen recaer en las personas que quedan atrás tareas relacionadas fundamentalmente con el cuidado del hogar familiar.

Asimismo, que los hijos menores queden al cuidado de abuelas y abuelos, tíos u otros familiares, provoca cambios en las relaciones entre padres e hijos.

El estudio advierte además que la escasez de mujeres en edad reproductiva en determinadas zonas de la montaña favorece, entre otros fenómenos, las relaciones tempranas entre hombres adultos y mujeres muy jóvenes, muchas de ellas adolescentes. Esto tiene consecuencias indeseables en la maternidad precoz de esas madres.

Sin embargo, la mayoría de los entrevistados en la pesquisa manifestó el agradecimiento que la familia siente por la persona que se desplaza, dado que ayuda con dinero, ropas, zapatos y alimentos para los niños, padres y ancianos que quedan en casa.

El estudio, finalmente, advierte que los desplazamientos de población dentro del municipio suelen ser obviados en los estudios de migración, pues no son registrados estadísticamente.

Sin embargo, apuntan que la combinación de este fenómeno con las migraciones genera un impacto importante en el desarrollo socioeconómico de la región.

1 comentario

Imagen de EL BOBO DE LA YUCA

Menos orientales... Nada mal.