Domingo, 13 de Octubre de 2019
Última actualización: 10:47 CEST
ECONOMÍA

El Gobierno cifra en casi 600.000 el total de trabajadores en el sector privado en Cuba

Restaurante cubano. (GETTY)

Al cierre de abril último estaban registrados en el sector privado en Cuba un total de 595.559 trabajadores, el 32% jóvenes y el 35%, mujeres, según datos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) publicados por el sitio oficial Cubadebate.

El informe del MTSS apunta, además que el 14% de los que el Gobierno llama "cuentapropistas", laboraban también en el sector estatal y un 10% son jubilados.

La Habana, Matanzas, Villa Clara, Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba siguen agrupando el 65% del total de los empleados en esa forma de gestión, que muestra números en ascenso desde las tímidas reformas económicas instauradas en 2010 por el general Raúl Castro.

Las modalidades más representativas continúan siendo la elaboración y venta de alimentos (9%), el transporte de carga y pasajeros (8%), el arrendamiento de viviendas, habitaciones y espacios (5%), los agentes de telecomunicaciones (5%); y los trabajadores contratados (25%), en lo fundamental asociados a las dos primeras actividades.

Durante el primer cuatrimestre del año en curso unas 148.796 personas se incorporaron al cuentapropismo, en particular en las actividades de transporte, servicios de belleza, productor o vendedor de artículos varios y en la modalidad de trabajador contratado.

El informe del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social especificó que las direcciones integrales de supervisión, de conjunto con las entidades que emiten la autorización, examinaron las solicitudes de 9.567 trabajadores por cuenta propia, requisito obligatorio para el otorgamiento de la licencia en 12 actividades, según dispuso la nueva normativa en vigor desde el pasado diciembre.

"Se comprobó que la mayoría (el 95%) se ajustaba a lo declarado al momento de la solicitud, mientras que en las actividades de servicio gastronómico en cafetería y arrendador de viviendas, habitaciones y espacios se presentaron las mayores dificultades", añadió el informe.

En el periodo se produjeron 60.596 bajas, con mayor incidencia en las modalidades de alimentos, artesano, albañil y trabajador contratado, por petición propia del trabajador y a solicitud de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT), "por incumplimiento de las obligaciones fiscales".

En abril el Gobierno anunció nuevas normas jurídicas para el sector privado. Según Marino Murillo, jefe de la Comisión Permanente para la Implementación y Desarrollo de los Lineamientos, que no especificó en qué consistirá, se trata de "flexibilizar" el sector privado.

Solo precisó en ese momento que esa normativa forma parte del "perfeccionamiento" de esta modalidad de empleo —impulsada por el Gobierno cubano para aligerar las abultadas plantillas de trabajadores estatales— que se extiende a unas 130 actividades.

Según la nota de Cubadebate, entre las novedades aparece la aprobación de cinco nuevas actividades: Operador y/o arrendador de equipamiento para la producción artística; Agente de selección de elenco (casting); Auxiliar de producción artística; Traductor e Intérprete Certificado.

Desde diciembre pasado, las autoridades han ido anunciando nuevas medidas para el sector, que se puso en pie de guerra el año pasado cuando el Gobierno anunció que limitaría a uno el número de licencias que podría tener cada "cuentapropista", y que los restaurantes privados no podrían superar la capacidad de 50 plazas.

El malestar causado por estas decisiones hizo que el Ejecutivo diera marcha atrás en el último momento, a lo que se sumó en febrero la aprobación de cinco nuevas actividades y la posibilidad de que las personas jurídicas puedan contratar productos y servicios de los trabajadores autónomos, entre otras novedades.

Cuba está abocada a enfrentar su peor momento económico de la última década, provocado por el agravamiento de las sanciones de EEUU, la crisis de su aliado venezolano, la caída de las exportaciones y los desastres meteorológicos sufridos en el último trienio.