Domingo, 8 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
ECONOMÍA

El Gobierno culpa a EEUU de otro año decepcionante en crecimiento económico

Miguel Díaz-Canel y Alejandro Gil en sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular. (CUBADEBATE)

El ministro de Economía y Planificación, Alejandro Gil Fernández, dijo que el Gobierno de Cuba "no renuncia" al crecimiento económico en 2019, aunque la tasa del Producto Interno Bruto (PIB) cierre de forma "moderada" lo que atribuyó al "actual contexto de restricciones financieras y del recrudecimiento del bloqueo impuesto por EEUU".

Para Gil, citado por el sitio oficial Cubadebate, "se trata de un gran reto", pero consideró "que el comportamiento de la economía en el primer semestre y las recientes medidas aprobadas, propician un entorno más favorable para aprovechar las potencialidades internas".

Admitió no obstante "dificultades internas que persisten, como las cadenas de impagos, problemas organizativos y de control y el pago sin respaldo productivo".

"El país se ha desenvuelto en un contexto de restricciones, fundamentalmente de divisas y combustibles. No obstante, se han cumplido niveles de producción esenciales", afirmó.

Sobre la "escasez de ofertas —en los primeros meses del año—, de productos de alta demanda" dijo que la "situación ya se va recuperando".

Además, mencionó "incumplimientos de los ingresos previstos por exportación, fundamentalmente el turismo y el níquel; restricción en los portadores energéticos, agravada desde abril con impacto en la economía".

No obstante, aseguró que "se sobrecumplen las exportaciones de servicios médicos, tabaco, ron, langosta, jugos concentrados, frutas frescas, carbón, entre otros productos", mientras tampoco se alcanzan los niveles previstos en las transportaciones aéreas.

Acerca de las inversiones extranjeras anunció que "se han aprobado 12 nuevos proyectos, por casi 1.500 millones de dólares. También se autorizaron cinco prórrogas de negocios establecidos en el país (55.626.000 dólares)".

Sobre el programa de la vivienda, Gil dijo que "se terminaron 15.748 viviendas, 6.321 por el sector estatal y la mayor parte, 9.427, por esfuerzo propio.

Sin embargo, los números aún están lejos de las necesidades de los cubanos en una de las problemáticas más sensibles que aquejan a la población.

"Los principales problemas tienen que ver con la no aplicación en todos los territorios de la política de la Vivienda, falta de incorporación del movimiento popular y de las brigadas constructoras de diferentes organismos, así como que en la producción local de materiales de la construcción no se logra completar una vivienda por día", se quejó el titular.

Gil Fernández reiteró el discurso que llevan repitiendo Díaz-Canel y su gabinete desde que fue designado al frente del Gobierno.

"La estrategia económica del país se centra en defender la producción nacional, diversificar e incrementar las exportaciones, sustituir importaciones, fomentar los encadenamientos productivos y el desarrollo local, potenciar la empresa estatal, avanzar en la soberanía alimentaria, cumplir la política de la vivienda y poner la ciencia en función de la solución de los problemas", insistió.