Domingo, 5 de Abril de 2020
Última actualización: 16:47 CET
Emigración

Más de 800 emigrados cubanos devueltos por EEUU a Matamoros, México

Emigrantes devueltos a México. (AP)

Autoridades migratorias de EEUU devolvieron a México, a través del enlace fronterizo de Matamoros, estado de Tamaulipas, a más de 800 migrantes cubanos y centroamericanos.

Esta cantidad de retornados ha sido enviada al otro lado de la frontera en menos de dos semanas, con el propósito de que esperen en México la cita para hacer su solicitud de asilo político.

Igual que ocurrió antes en Nuevo Laredo, una ciudad del mismo estado a 350 kilómetros al noroeste, los migrantes son retornados en grupos de entre 50 y 100 personas de forma casi diaria y con una fecha para solicitar asilo ante un juez estadounidense, una cita a la que muchos no saben si podrán o no acudir.

Más de 70 personas, en su mayoría centroamericanos y cubanos, atravesaron el jueves el puente fronterizo entre Estados Unidos y México en silencio, con la cabeza baja, sus documentos en una bolsa de plástico transparente y el semblante preocupado. Unos tenían dudas sobre cómo vivirán los dos próximos meses hasta su cita con un juez estadounidense. Otros pensaban en volver a casa, reportó AP.

Enrique Maciel Cervantes, director del Instituto Tamaulipeco para el Migrante (ITM), dijo que el Instituto Nacional de Migración (INM) ofreció a los migrantes ser devueltos a sus países de origen, a lo que se opuso la mayoría, declaró a El Diario de Ciudad Victoria.

De acuerdo con ese funcionario, de los 800 migrantes devueltos desde EEUU solo 138 aceptaron ser deportados. El resto, cubanos la mayoría, está alojado en casas de acogida de migrantes como la San Juan Diego y San Francisco de Asís, de la Diócesis de Matamoros, entre otras instituciones religiosas que les dieron refugio.

No obstante, los primeros turnos para las entrevistas de solicitud de asilo político han sido otorgados para fines de septiembre próximo, por lo que su estadía allí podría tomar varios meses.

Maciel Cervantes acotó que a estos extranjeros retornados se suma la cifra de alrededor de 1.800 mexicanos deportados en masa, todo lo cual dibuja un panorama complejo para la ciudad.

Matamoros solía ser un punto de tránsito seguro hacia EEUU para los emigrantes cubanos, a diferencia de cruces fronterizos más difíciles y peligrosos, como Ciudad Juárez. No obstante, las medidas de la Administración de Donald Trump para contener la migración han afectado esa situación.

La mayoría de los cubanos que se encuentran en la zona esperando por una cita ante las autoridades migratorias estadounidenses ha decidido buscar empleo para poder sostener su estancia, con la esperanza de ser aprobados como asilados políticos y admitidos en EEUU. 

Los cubanos consideran que las devoluciones desde EEUU son "una estrategia para que tengamos miedo y no regresemos".

Desde enero, Estados Unidos devolvió a más de 20.000 solicitantes de asilo a México para que esperen allí la resolución del proceso, empezando por Tijuana y extendiendo los puntos de cruce hacia el este, en lo que supone uno de los cambios más drásticos de la política migratoria de Washington en los últimos años.