Jueves, 2 de Abril de 2020
Última actualización: 16:47 CET
Salud

Pacientes de Psiquiatría en Centro Habana, sin medicamentos

Farmacia de Consulado y Genios, La Habana. (DDC)

Una veintena de pacientes con trastornos psiquiátricos residentes en el consejo popular Colón, de Centro Habana, se habrían quedado durante el pasado mes de julio sin sus medicamentos por falta de "recetas especiales", según la justificación que les dieron directivos del policlínico Luis Galván Soca, al cual pertenecen.

Catalogado como estupefaciente, uno de los medicamentos prescritos en el tratamiento de estos pacientes, el Trihexifenidilo, requiere para su adquisición en la farmacia, además del tarjetón que se expide para "medicamentos controlados", una "receta especial" que cada mes deben recoger en sus respectivas consultas.

Luis Herrera Paz, diagnosticado con esquizofrenia paranoide desde hace más de 15 años, relató "todo el peloteo" que recibieron varios de estos pacientes entre los especialistas del policlínico y los funcionarios del Centro de Salud Mental en el territorio, este último encargado de administrar, custodiar y abastecer de los talonarios de estas recetas a las diferentes consultas de Psiquiatría en el municipio Centro Habana.

"Yo creo que vendieron los medicamentos y ahora están justificándose con el absurdo de que no hay recetas, pero eso es una mentira porque averiguamos con amistades nuestras y ellos compraron sus medicinas sin problema de ningún tipo", especuló Herrera Paz. "Incluso en el Centro de Salud Mental (municipal) nos dijeron que el problema de las recetas era en todo el país".

Los pacientes afectados por el "desabastecimiento de recetas especiales" en el policlínico Luis Galván Soca, mostraron signos evidentes de descompensación, como resultado de no haber accedido a las dosis prescritas en sus respectivos tratamientos.

Las consecuencias de la falta de medicamentos para estos pacientes van desde comportamientos violentos hasta posibles acciones lesivas contra su propia persona.

"Algunos de nosotros fuimos solidarios y compartimos la mitad de la dosis mensual con conocidos nuestros del barrio Colón. Así la locura nos tocó a menos… los locos nos conocemos todos", bromeó Armandito, residente en la barriada de Pueblo Nuevo y también diagnosticado de esquizofrenia.

Armandito no tenía idea de que su tratamiento, que incluye entre otros medicamentos controlados el Trihexifenidilo de cinco miligramos, podría ser suspendido en tanto su gesto solidario puede ser considerado "tráfico de estupefaciente", según explicó una autoridad médica consultada que pidió mantenerse en el anonimato.

Una verificación con pacientes de otros territorios de Centro Habana, y de al menos media docena de municipios, arrojó que en sus policlínicos no hubo falta de talonarios de "recetas especiales". De igual modo se pudo corroborar en distintas farmacias de La Habana —incluida aquella a la que pertenecen los pacientes afectados de Colón— que sí estaban en existencia los medicamentos que necesitan.

Entre las pacientes de Colón afortunadas por el gesto solidario —y que igualmente estaría incurriendo en "tráfico de estupefaciente" por "receptación"— está La Negra, quien afirma tener un diagnóstico de comportamiento psicótico agudo desde hace 20 años.

Menos descompensada que aquellos obligados a interrumpir todo el mes de julio su ciclo medicamentoso por la falta de recetas especiales, La Negra aseguró que acudiría ante el Ministerio de Salud Pública (MINSAP) para denunciar lo que consideró un "abuso contra personas enfermas", refiriéndose en particular a dos funcionarios del Centro de Salud Mental.

Directivos de las dependencias de salud involucradas se negaron a ofrecer declaraciones, ni detalles, respecto a las causas sobre la falta de recetas especiales. Todos los pacientes consultados aseguraron que la psiquiatra que los atiende en policlínico Luis Galván Soca "ha sido la única que intercedió y preguntó por las recetas".

"Ella es la única que de verdad está ajena a todo este descaro que tienen con nuestro medicamento, y ni siquiera a ella le dijeron cuál es el trapicheo con los talonarios de las recetas", fustigó La Negra, asegurando que, junto a otro de los pacientes afectados, vio a la psiquiatra cuestionar a un funcionario del Centro de Salud Mental.

Las autoridades del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) admitieron recientemente la carencia en la red de farmacias estatales —donde se adquieren en moneda nacional— de entre 40 y 47 medicamentos en los meses junio y julio. Una cifra similar podría también faltar durante el presente mes de agosto, según Rita María García, directa de Operaciones y Tecnología del Grupo de las Industrias Biotecnológicas y Farmacéuticas de Cuba (BioCubaFarma).

Los funcionarios admitieron que la escasez de medicamentos se debe, en parte, a vulnerabilidades en "el control interno" que alimentan el mercado negro, aunque no precisaron en qué magnitud, ni cuáles medidas se ejecutarían para corregir, en las entidades subordinadas al MINSAP, uno de los fenómenos más enraizados en las instituciones estatales: la corrupción.

En la tarde del 5 de agosto, la consulta de Psiquiatría del policlínico Luis Galván Soca aún no había expedido las recetas especiales a los pacientes.