Domingo, 17 de Noviembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Economía

La economía cubana está cada vez más endeudada, revelan cifras oficiales

Calle de La Habana. (FORESIGHT CUBA)

La deuda externa cubana se ha disparado casi al doble en la pasada media década, revelaron las cifras oficiales publicadas por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).

De acuerdo con la edición de 2019 del Anuario Estadístico de Cuba, entre 2013 y 2016 la deuda total de la Isla creció de 11.915 millones de pesos a 18.218, lo que equivale a más de un 50% de incremento.

En 2016, el año más reciente del que ofreció datos el reporte de la ONEI, 16.376 millones de la deuda externa era a mediano y largo plazo. Del total, la deuda oficial ascendió a 10.288 millones, mientras que se le adeudaban 5.661 millones a proveedores.

Llama la atención que en el periodo que cubren estos datos la Isla se vio beneficiada por el incremento en el arribo de turistas y por la llegada de capitales derivados del acercamiento entre Washington y La Habana, favorecido por el Gobierno de Barack Obama.

También en ese periodo el Gobierno cubano estuvo enfrascado en la renegociación de la deuda con sus acreedores del Club de París y Rusia, entre otros, y obtuvo beneficios considerables de sus "misiones médicas" en el extranjero y de su favorable acceso al petróleo de Venezuela.

Durante el mandato de Raúl Castro, en 2015, su Gobierno alcanzó un acuerdo con miembros del Club de París, formado por países acreedores, que le perdonaron 8.500 millones de dólares de una suma de 11.100 millones adeudados.

El reembolso de la deuda restante fue reestructurada hasta 2033. De ese acuerdo, fueron pagados aproximadamente 60 millones de dólares en 2017 y casi 70 millones en 2018, de los vencimientos al 31 de octubre.

Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Reino Unido, Italia, Japón, Holanda, España, Suecia y Suiza también han renegociado su deuda con las autoridades de la Isla de forma bilateral desde 2015.

Los acuerdos frecuentemente incluyen el establecimiento de fondos de contravalor —que tienen un valor combinado estimado de alrededor de 750 millones de dólares de los 2.600 millones adeudados— que permiten descontar un porcentaje del dinero adeudado a cambio de proyectos locales de desarrollo conjunto.