Jueves, 12 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
Economía

El desplome del turismo extranjero en Cuba fue de casi un 25% en julio

Turismo en Cuba. (CUBADEBATE)

La llegada de turistas a Cuba se desplomó un 23,6% en julio, comparado con datos del mismo periodo del año anterior, según reportes oficiales publicados este miércoles.

Esas cifras confirman el golpe sufrido por el sector tras el endurecimiento que hizo el Gobierno de Donald Trump de las restricciones a estadounidenses para realizar viajes a la Isla.

Los datos de la Oficina de Estadísticas ya habían mostrado una caída del 20% del arribo de turistas en junio, el mismo mes en que Washington prohibió las visitas de cruceros a Cuba y dificultó a los ciudadanos estadounidenses obtener una exención a la prohibición para viajar a ese país, indicó Reuters.

La sostenida disminución revierte el auge en la llegada de visitantes extranjeros y muestra el golpe sufrido por la industria turística en los últimos años, después de la distensión diplomática entre La Habana y Washington bajo el mando del expresidente de Estados Unidos Barack Obama, un acercamiento que se ha ido desmoronando desde la llegada a la Casa Blanca de Trump.

Trump ha apuntado a dos de los pocos puntos esenciales de la economía cubana: el turismo y la inversión extranjera, como parte de su campaña para presionar al Gobierno a realizar reformas y dejar de apoyar al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Los analistas dicen que Trump también parece tener el foco puesto en las elecciones presidenciales de 2020, ya que en el estado de Florida hay muchos cubanos de origen estadounidense que agradecen la línea más dura sobre La Habana.

El mes pasado, el Gobierno cubano revisó bruscamente a la baja su estimación para la llegada de visitantes durante todo el año a 4,3 millones, a partir de una meta original de más de 5 millones. Eso significará una caída del 8,5% desde los 4,7 millones reportados el año pasado.

Si bien la disminución está afectando al sector turístico estatal, también está golpeando a los numerosos restaurantes, pequeños hoteles y taxistas en el incipiente sector privado cubano que Estados Unidos asegura desea apoyar.

El Gobierno ha intentado atajar la caída estimulando el sector nacional. El ministro de Turismo de Cuba, Manuel Marrero, anunció que en la presente etapa de verano el turismo nacional ha crecido en un 15% en los hoteles, mientras que se registra gran afluencia de vacacionistas locales en las instalaciones de Campismo Popular.

Según recogió el sitio oficial Cubadebate, ese organismo se propuso "estimular el turismo nacional en los hoteles" en un intento de "contrarrestar la compleja situación comercial que presenta el destino debido a las nuevas medidas del Gobierno de EEUU".

No obstante, las estadísticas del rendimiento de las instalaciones hoteleras españolas reveló que no solamente han disminuido las visitas de estadounidenses, pues también el mercado europeo se ha desplomado.

A juzgar por las cifras que ofrecen el cierre del primer semestre del año las hoteleras españolas, la llegada a la Isla de visitantes europeos ha caído un 8,8%.

La invasión del alga marina sargazo no es el único problema al que se enfrentan las grandes hoteleras españolas con presencia en el Caribe. Meliá ha perdido fuelle en México, República Dominicana o Cuba; Barceló ha visto cómo sus niveles de ocupación se resienten; Iberostar está preocupada por el mercado estadounidense; y Riu admite un impacto en las reservas de los argentinos, entre otras nacionalidades, indicó el diario español El Confidencial.

Los ingresos por habitación de Meliá, uno de los indicadores más fiables para medir el desempeño de una cadena hotelera muestran que sus hoteles en Cuba sufrieron un descenso del 10,6%, similar al de República Dominicana (-10,7%) o México (-5,6%).

La llegada de turistas al Caribe en 2018 descendió hasta los 29,9 millones de personas (-2,3%), con especial incidencia en el mercado estadounidense (-6,3%). Lo mismo sucedió con el gasto (-1%) y la ocupación, que se quedó en un 65% en 2018 frente al 66% del año anterior, pese a la menor actividad de huracanes en la región.

 

Archivado en