Lunes, 16 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Política

Canadá persiste en buscar en La Habana la solución para Venezuela

Chrystia Freeland y Bruno Rodríguez, este miércoles en La Habana. (TWITTER/BRUNO RODRÍGUEZ)

Canadá hizo este miércoles su tercer intento de incorporar al régimen de Cuba a una solución negociada de la crisis venezolana, tras celebrarse un nuevo encuentro en La Habana entre los cancilleres Chrystia Freeland y Bruno Rodríguez.

"Útil debate con mi homólogo cubano Bruno Rodríguez Parrilla en La Habana sobre los lazos entre Canadá y Cuba, la crisis en Venezuela y el apoyo a las empresas canadienses que operan en Cuba", escribió Freeland en Twitter al término de la cita.

La ministra de Relaciones Exteriores canadiense había adelantado que el encuentro permitiría continuar las discusiones en curso sobre la posibilidad de que el Gobierno de Cuba juegue un "papel positivo" en la búsqueda de una solución pacífica a la situación en Caracas, indicó EFE.

Antes de viajar a La Habana Freeland señaló en un comunicado que "hay una convergencia internacional sobre la necesidad de una transición pacífica en Venezuela que resulte en elecciones libres y justas y el regreso a la democracia".

También subrayó la "larga relación" entre los dos países y sostuvo que la visita les "permitirá continuar" las conversaciones previas.

Antes, Rodríguez había dicho en Twitter que la cita serviría para pasar revista "al estado de las relaciones bilaterales" e intercambiar "sobre temas de interés mutuo de la agenda hemisférica e internacional".

Luego comentó que en el encuentro había expresado que "el recrudecimiento de las medidas coercitivas de EEUU contra Venezuela daña a su pueblo y son contrarias al derecho internacional y al proceso de diálogo" y reiteró su "invariable solidaridad" con Nicolás Maduro

Este es el segundo viaje de Freeland a Cuba en 2019. En mayo visitó la isla con una agenda semejante. Rodríguez le devolvió la visita en junio.

Cuba es uno de los más estrechos aliados del presidente venezolano Nicolás Maduro, quien se mantiene en el poder a pesar de la presión internacional liderada por Washington.

Canadá, por su lado, tiene un destacado papel en el Grupo de Lima, bloque de una docena de países del continente americano que busca una solución a la crisis venezolana, en el que no participa Estados Unidos como miembro.

Ottawa desconoce el mandato de Maduro por considerarlo resultado de elecciones fraudulentas y apoya, junto con Estados Unidos y medio centenar de países, al presidente interino Juan Guaidó.

A diferencia de Estados Unidos, Canadá no responsabiliza a Cuba de apuntalar en el poder a Nicolás Maduro, pero el hecho de que Freeland se haya reunido tres veces en cuatro meses con su par cubano supone un reconocimiento implícito por parte del Gobierno de Justin Trudeau de la supuesta ascendencia cubana sobre Venezuela.

Por su parte, La Habana respalda incondicionalmente a Maduro, un fuerte aliado político y económico, al que sostiene con personal de apoyo logístico y de inteligencia, según han denunciado durante años tanto militares del régimen de Maduro como dirigentes de la oposición venezolana, así como el Gobierno de EEUU.

Venezuela es el principal suministrador de petróleo de Cuba y en ese país trabajan además 20.000 cubanos, fundamentalmente médicos y paramédicos, maestros y técnicos, que representan un importante ingreso financiero para la Isla.

"Creemos que es importante explorar todos los caminos posibles para una resolución de la situación (en Venezuela)", dijo Freeland en una conferencia de prensa conjunta con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, de visita en Ottawa, la pasada semana.

Según había adelantado la Cancillería canadiense, los ministros también tenían previsto discutir sobre "la decisión de los Estados Unidos de poner fin a la suspensión del Título III de la Ley Helms-Burton", que podría afectar las inversiones que empresas canadienses tienen en Cuba.

La gigante canadiense Sherritt opera en la isla, entre otras cosas, una mina y una planta procesadora de níquel que fue confiscada a una compañía estadounidense en los años 60.

No es esta la primera vez que un tercer país pide al régimen cubano que medie o facilite una salida negociada a la situación de Venezuela, recordó AFP.

En julio de 2017, casi al final de su mandato, el entonces presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, visitó el país caribeño y, según publicó entonces el diario británico Financial Times, planteó a Raúl Castro una salida política a la grave crisis en Venezuela, propuesta que el régimen cubano desestimó.

3 comentarios

Imagen de Ana Julia Faya

Hace falta que el gobierno de Trudeau no reconozca "implícitamente" la injerencia cubana en Venezuela. Una negociación con Cuba como parte será siempre favorable al régimen Castro-Díaz Canel. ¿Es que ya Canadá está satisfecha con las investigaciones sobre los ataques acústicos a sus diplomáticos? Vivo en Canadá y entre su gente, como en todas partes, hay personas inteligentes, brillantes, estúpidas, zagaces e ignorantes, de derecha, izquierda, centro y cualquier posición in between. La política del gobierno liberal de Justin Trudeau es otra cosa.   

Imagen de LUCEI

Que extraños son algunos Diplomáticos  en sus estrategias: negociar con el delincuente que sabe comete el atraco dandole más "alas" con la supuesta credibilidad. El delincuente lo que hace y seguirá haciendo : intentar engañar a quien le vigila, continuará robando, mintiendo, burlando el respeto, el que vigila dice: "yo lo sé pero te quiero involucrar en la solución" ¿¿quien fuma y bebe más en esta demencial relación??. El gato ahora le hace la corte al raton y la medusa ya no pica: solo acaricia. ¡¡¡Chicho, apaga y vámonos?? 

Imagen de Cancun

Los canadienses tienen fama de tontos. Inocentes y bien intencionados. Unos corderos buscando la bondad de un lobo.