Jueves, 19 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
POLÍTICA

Díaz-Canel tacha de 'desfachatados y perversos' los 'ataques' de EEUU a la venta de servicios médicos

Miguel Díaz-Canel. (EFE)

Miguel Díaz-Canel criticó este sábado la política del Gobierno de EEUU para entorpecer la "digna historia" de la "colaboración" médica cubana en el exterior, una de las principales fuentes de ingresos del Estado en la actualidad.

"La desfachatez, la mentira, la perversidad del imperio se derrumban ante la altura moral acumulada por la digna historia de las misiones cubanas en la salud", escribió el gobernante en Twitter al compartir un artículo del sitio oficial Cubadebate sobre el tema.

En los últimos meses el Gobierno de La Habana ha acusado reiteradamente a la Administración del presidente Donald Trump de tratar de perjudicar la venta de servicios médicos con acciones como un plan millonario para "desacreditar y sabotear" estos programas.

El Ministerio de Relaciones Exteriores (MINREX) condenó esta semana la aprobación de un plan dotado de fondos supuestamente provenientes de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID), y dijo que se suma a las "groseras presiones ejercidas contra varios gobiernos para obstaculizar la cooperación cubana".

Asimismo, afirmó que se trata de una "inmoral calumnia" con falta de fundamento las alegaciones de Washington de que el país caribeño incurre en la trata de personas o la práctica de la esclavitud, con el fin de "denigrar" la labor de los profesionales y técnicos de la salud en varios países.

Las críticas al envío de especialistas médicos al exterior no han cuestionado a los trabajadores sino las condiciones en que estos se encuentran. Ni Díaz-Canel ni el MINREX mencionaron las restricciones a las libertades que sufren los médicos, y que van desde la retirada del pasaporte y la prohibición de establecer relaciones con nacionales del país de destino, hasta la represalia de no poder entrar a Cuba en ocho años si abandonan la misión.

Tampoco mencionaron que el régimen se queda con al menos el 75% de lo que pagan los países de destino en salarios que deberían recibir los médicos.

En 2018 los cubanos en misiones de salud ascendían a unos 55.000 en 67 países. Ese año aportaron a las arcas del Estado casi 6.400 millones de dólares, muy por encima de los más de 1.300 millones ganados por concepto de "servicios de soporte", la segunda fuente declarada de ingresos del país, que incluye asistencia a embarcaciones y aviones, entre otras prestaciones.

La Habana dice que el dinero que recibe por la venta de servicios médicos en general se destina al sistema de salud pública cubano. Sin embargo, una investigación de DIARIO DE CUBA basada principalmente en cifras e informaciones oficiales demostró el deterioro sostenido que ha sufrido la atención que reciben los cubanos durante los últimos diez años.

El Gobierno cubano defiende, por su parte, que los profesionales cubanos que participan en esos programas lo hacen voluntariamente y "continúan recibiendo íntegramente su salario en Cuba, además de un estipendio en el país de destino, junto a otras formas de compensación".

Sin embargo, son los salarios miserables que reciben los profesionales de la salud en la Isla lo que los empujan en la mayoría de los casos a aceptar misiones en el exterior lejos de sus familiares, bajo el esquema de explotación ideado por La Habana e incluso en zonas peligrosas del planeta, como demuestra el reciente secuestro de dos médicos cubanos en Kenia.

Entre las acciones iniciadas en contra de La Habana y en defensa de los profesionales de la salud cubanos se encuentra una iniciativa bipartidista que pide al Congreso estadounidense restaurar el programa de refugio a los médicos que escapan de las misiones del régimen, y una denuncia contra Raúl Castro, Miguel Díaz-Canel y otros funcionarios cubanos ante la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) por la "esclavitud, persecución y otros actos inhumanos" a los que someten a los trabajadores de la salud.

Ninguna de las dos acciones han sido citadas ni en la declaración del MINREX ni por el sustituto de Raúl Castro.