Martes, 15 de Octubre de 2019
Última actualización: 10:47 CEST
POLÍTICA

Bruno Rodríguez y Mogherini atan cabos sueltos antes del Consejo Cuba-Unión Europea

Bruno Rodríguez y Federica Mogherini este domingo en La Habana. (EFE)

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla, y la jefa de la Diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, se reunieron este domingo en La Habana en vísperas del II Consejo Conjunto Cuba-UE, que dará seguimiento al criticado Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (ADPC), bilateral entre otros asuntos.

"En fructífero encuentro con Alta Rpte #UE @FedericaMogherini destacamos buen estado de las relaciones #CubaUE e importancia del #ADPC como marco regulatorio para la consolidación de nuestros vínculos" [sic], escribió Rodríguez en su cuenta de Twitter.

El funcionario agregó que durante el encuentro con la diplomática europea trataron además sobre las nuevas medidas del embargo de EEUU contra La Habana "y otros temas de la agenda internacional".

Rodríguez y Mogherini presidirán este lunes las delegaciones cubana y del bloque comunitario europeo en este nuevo Consejo, el segundo tras el celebrado el 15 de mayo de 2018 en la sede de la UE en Bruselas.

Esta reunión analizará el diálogo político iniciado en el marco del acuerdo en ámbitos fundamentales, examinará las relaciones bilaterales y los programas de cooperación en materias como la cultura, la energía, la agricultura y la modernización económica, según informó la UE.

Las partes también debatirán la creación de diálogos sobre políticas sectoriales en algunos de estos ámbitos, así como las oportunidades de estrechar la cooperación.

El Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación, el primer pacto bilateral entre el bloque europeo y Cuba suscrito en 2016, entró en vigor provisionalmente en noviembre de 2017 y puso fin a dos décadas de la denominada "posición común", que vinculaba todo avance en la relación bilateral a los progresos en democratización y derechos humanos en la isla.

Sectores de la oposición interna y organizaciones dentro y fuera de la Isla se han pronunciado contra la nueva postura de la UE, que han calificado como de "doble rasero".

Desde que Bruselas y La Habana entraron en las negociaciones a principios de 2014, "nunca ha habido un diálogo formalizado con organizaciones cubanas que no formen parte de la estructura del Gobierno", como han condenado activistas cubanos y el director de programas para América Latina de Civil Rights Defenders, Erik Jennische.

Otras organizaciones como el Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) llamó esta misma semana que terminó a suspender el pacto con el régimen cubano a causa del "agravamiento de la represión" en la Isla.

Con motivo de la visita de Mogherini y su reunión con el canciller cubano, la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) y CubaDecide convocaron a protestas nacionales para este domingo, que como era de esperar fueron reprimidas por el régimen. De acuerdo con fuentes de la disidencia, un centenar de activistas fueron detenidos en toda la Isla.

¿Resultados positivos?

Según fuentes diplomáticas citadas por EFE, durante el primer año de aplicación del acuerdo La Habana-Bruselas se celebraron el primer Consejo Conjunto y el primer Subcomité de Cooperación con resultados positivos; así como los cinco diálogos políticos previstos.

En la agenda del Consejo Cuba-UE en La Habana de este lunes figuran además temas como el comercio y la inversión, así como las consecuencias extraterritoriales que se derivan de la activación de la ley Helms-Burton de EEUU, una legislación aprobada en 1996 cuyo título III fue puesto en vigor en mayo pasado por la Administración de Donald Trump.

Esa medida permite presentar demandas ante cortes estadounidenses por el uso de terrenos y propiedades confiscadas por el Gobierno de Fidel Castro tras su llegada al poder en 1959 y se suma a otras sanciones de Washington que prohíben los viajes de cruceros estadounidenses a la Isla, disposiciones que han sido consideradas por la UE como "extraterritoriales" y "unilaterales".

Desde que recibió luz verde el título III de la legislación estadounidense aprobada en 1996, comenzaron a aparecer demandas que también han afectado a empresas extranjeras que operan en Cuba, como las hoteleras españolas Meliá, Iberostar y Barceló, la canadiense Blue Diamond y la francesa Accor, así como a las plataformas de reservas turísticas Trivago, Booking y Expedia.

Medios oficiales cubanos resaltaron el domingo que su Gobierno mantiene relaciones diplomáticas plenas con los 28 Estados miembros de la UE, así como la celebración el pasado año del 30 aniversario del establecimiento de los vínculos con la Comunidad Europea.

El Noticiero de la Televisión dedicó gran espacio a Mogherini y los recorridos que realizó por La Habana acompañada de autoridades.

Asimismo, destacaron que la cooperación incluye áreas como la seguridad alimentaria, adaptación al cambio climático, energías renovables y el intercambio de experiencias para la modernización de la economía cubana, así como el Programa Indicativo 2014-2020 al que la UE destina un fondo de 50 millones de euros (equivalentes a 55.100.000 dólares) para proyectos en la Isla.

Federica Mogherini visitó este domingo las obras de reconstrucción del antiguo Convento de Santa Clara, que con financiación de la UE se convertirá en un colegio para la Formación de las Artes y los Oficios de la Restauración de Cuba y el Caribe, según explicó con detalles el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal.