Jueves, 19 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
Artes plásticas

Tania Bruguera da pistas sobre la obra que expondrá en el Tate Modern de Londres

Tania Bruguera. (LA TEMPESTAD)
Performance 'Tatlin’s Whisper # 5' (2008), de Tania Bruguera. (TATE MODERN)

Este 2 de octubre se desvelará el misterio alrededor de la propuesta que presentará la artista cubana Tania Bruguera en el Tate Modern de Londres tras ser elegida para asumir la Comisión Hyundai de este año, que se desarrolla en la Turbine Hall.

Al habla con The Guardian, la artista da algunas pistas: "Será el primer proyecto comunitario que haya sido comisionado en los 18 años de historia de la Turbine Hall", dice. "Más específicamente, un proyecto de barrio, ya que involucrará a personas que tienen el código postal del Tate Modern, London SE1". A Bruguera "le gusta la idea de que no se trata de comunidades, sino de vecinos, personas a las que no puedes elegir, que muchas veces no se encuentran entre sí y que pertenecen a todos los niveles socioeconómicos".

"Implicará un legado, un giro en la manera en que el Tate opera, un nuevo cuerpo que durará más que el proyecto en sí, llamado Tate Neighbors", adelantó.

"Se necesitará que el público descubra la obra, que revele la obra. Esta solo existe si hay un genuino esfuerzo colectivo que haga que la obra exista. Para lograrlo tienes que interactuar con gente a quien nunca has visto. A menos que vengas con 300 amigos, tendrás que interactuar con quien se encuentre junto a ti. Es el vecindario en el Tate. ¿Y para qué? Se trata de cómo hacer de los inmigrantes vecinos nuestros. Esta es la gran pregunta del proyecto". Es su respuesta a la creciente marea global de nacionalismo y xenofobia, dice.

Bruguera ya expuso anteriormente en el Tate su performance Tatlin’s Whisper # 5 (2008), que involucra a dos oficiales de policía montados que realizan ejercicios de control de multitudes dentro del museo, pieza que es parte de la colección de la institución. La artista dice que su reto ahora era hacer una obra mejor para la Turbine Hall.

Bruguera estuvo en el Tate Modern también en 2012 con su proyecto Movimiento Migratorio International. En aquella oportunidad los visitantes tuvieron que alinearse y pasar una prueba de detección de mentiras (basado en las preguntas de Inmigración del Reino Unido) antes de tener acceso a la galería.

Para Bruguera, el arte tiene un papel que desempeñar ante una situación política, por eso su trabajo está estrechamente vinculado al activismo.

Ese vínculo entre arte, activismo y política en su obra le ha traído problemas con las autoridades cubanas. Bruguera fue detenida en varias ocasiones tras su intento de realizar su performance El susurro de Tatlin en la Plaza de la Revolución y en el Monumento a las Víctimas del Maine, en el malecón habanero, en 2014. En esa ocasión le fue retenido su pasaporte durante varios meses. Según la versión del régimen, fue arrestada "por resistencia y desorden"

En enero de 2015, la artista renunció a la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y devolvió la Distinción por la Cultura Nacional, que le fuera entregada en 2002. Bruguera es una de las voces que se alza en contra del Decreto Ley 349, normativa que se plantea como un cerco a la creación independiente en Cuba.

"No me gusta que me censuren. Quiero hacer un trabajo que supere la censura", señala Bruguera, quien creó desde 2016 el Instituto de Artivismo Hannah Arendt (INSTAR) en La Habana, que promueve  proyectos artísticos de forma independiente y ofrece financiación a jóvenes cineastas cubanos.

"A veces trato con energías negativas. Eso no significa que la obra sea pesimista, sino que se trata de cosas que la gente prefiere no tocar. Trabajo con fe. Tengo fe. Es solo que el camino es complicado", argumenta.

La Comisión Hyundai que asumirá Tania Bruguera se desarrollará del 2 de octubre de 2018 al 24 de febrero de 2019. Como parte del programa de actividades previas con su exhibición, el 16 de octubre habrá un encuentro con la artista.

1 comentario

Imagen de Camilo J Marcos_Weston_FL

Definitivamente el "arte" de la Sra. Bruguera es muy complicado. Prefiero a Picasso.