Lunes, 14 de Octubre de 2019
Última actualización: 10:47 CEST
Cine

Las recolectoras de basura llegan al Festival de Cine de La Habana

Fotograma de 'Mujeres… de la basura al bienestar'. (PROYECTO PALOMAS)

Desde que se lee el nombre de Lizette Vila, esta vez junto a Ingrid León, en la autoría de un documental, se sabe que el audiovisual consistirá en entrevistas fragmentadas, fotografías fijas, una voz en off y textos con información estadística y legal, tanto de las leyes nacionales como de convenciones internacionales. Desde el punto de vista formal y estético, los filmes de Vila son bastante parecidos. Son trabajos que, sin embargo, vale la pena ver por los temas que abordan.

Esta vez, llega a la edición 40 del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana con la pieza Mujeres… de la basura al bienestar, que se exhibe dentro de la categoría "En Sociedad". Las mujeres de este filme de 34 minutos están involucradas de alguna forma en la recogida de deshechos en La Habana.

Entre las entrevistadas hay una bióloga marina, una artista plástica que recicla objetos y los convierte en arte, una señora de 87 años que recolecta basura desde los 10 y tiene una chequera de 200 pesos, una estudiante de la CUJAE que forma parte del proyecto ecológico Cubanos en la Red, una mujer con discapacidad auditiva, una jubilada que es barrendera voluntaria, y otra, ingeniera de 70 años, cuya pensión es insuficiente para cubrir sus gastos y no tiene televisor.

Estas mujeres hablan de sus motivaciones, que van desde la búsqueda de una mejora económica hasta la preocupación por la alarmante suciedad de La Habana, así como de las dificultades que enfrentan y la falta de reconocimiento social para su labor.

Como apunta la voz en off de Lizette Vila, faltan políticas públicas que reconozcan y además estimulen este trabajo.

A la voz de Vila se suma la de la actriz Yuliet Cruz como la de La Habana, con textos poéticos que reflejan el dolor de la ciudad ante la suciedad que la invade.

Mucho más efectiva y elocuente resulta la fotografía fija, que ilustra los 23.000 centímetros cúbicos de basura que generan los dos millones habitantes de la capital cubana.

Aunque el documental hubiese ganado en intensidad e impacto de haber prescindido de algunas entrevistas, no cabe duda de que Lizette Vila e Ingrid León tocan un tema medular para nuestro país, especialmente para La Habana: la basura que se amontona día tras día.

También se preocupa por mostrar y dar voz a mujeres que se encargan de intentar paliar este problema.

Con esta producción del Proyecto Palomas, las directoras se proponen hacer una contribución al ecofeminismo.