Lunes, 18 de Noviembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
ARTES VISUALES

El artista cubano Diango Hernández regresa a La Habana con su 'Salvavidas'

Diango Hernández. (EFE)
Obras de Diango Hernández. (NICOLASKRUP.COM)

El artista cubano Diango Hernández, residente en Alemania, acaba de inaugurar en La Habana la exposición Salvavidas, que supone su regreso a Cuba después de trece años de ausencia, reportó EFE.

"Viajar está bien pero cuando decides vivir fuera es cuando la gravedad ejerce su fuerza mayor y te tira abajo. Estuve cinco años viviendo en Europa pero sin llegar a Europa", explicó este creador formado en Cuba. 

La fuerza para adaptarse a su vida en el exterior la sacó de textos muy arraigados en la psique colectiva de su país, y para los que inventó un "idioma", el de las curvas y las olas, con el que trasladarlos a sus obras.

Así, en sus lienzos, esculturas e instalaciones cada curva representa una letra de un texto concreto, de forma que poemas y hasta discursos completos de Fidel Castro quedan contenidos en las obras, aunque no puedan leerse, con el fin de "convertir cosas culturales muy específicas en universales".

La primera de sus obras con este concepto contenía las célebres "Palabras a los intelectuales" de Fidel Castro, un discurso de 1961 en el que Castro lanzó una advertencia que quedó grabada a fuego en las conciencias artísticas: "Dentro de la Revolución, todo. Contra la Revolución, nada".

La muestra, que estará hasta marzo en la galería Arsenal Habana, tiene casi una veintena de lienzos pintados en Europa, dos esculturas y una instalación de hierro creadas en la capital de la Isla con técnicas tradicionales de forja.

"La palma", "Hombre sincero" o "El necio se entierra" son algunos de los títulos de estas creaciones, que tienen en común olas que para el artista, además de letras, representan el mar al que ningún cubano es ajeno.

"El mar era algo bonito pero en los años 80, con las crisis migratorias, se convierte en la frontera. Toda mi familia paterna se fue, todos los temas tenían que ver con irse, no había otra alternativa", afirmó este miembro de la "generación del desarraigo".

Hernández recordó cómo antes de partir de Cuba se sentaba con sus amigos en el muro del Malecón mirando hacia el mar, de espaldas a la ciudad, mientras ahora observa cómo los jóvenes se sientan en ese emblemático paseo costero de cara a La Habana.

De aquella época data también otra constante en su obra, las ondas radiofónicas, que representa de forma similar a la curva de las olas, pero empleando el icono de forma vertical: "la radio se convirtió en la posibilidad de achicar el mar que nos rodeaba", dijo.

A través de esas ondas y con antenas ilegales, los cubanos captaban las emisoras de radio de Florida en los tiempos de mayor enfrentamiento con Estados Unidos, y así accedían a la información internacional que no se publicaba en la controlada prensa estatal, y sobre todo, a los éxitos musicales del momento

La próxima parada en Cuba de Diango Hernández será en la Bienal de La Habana, en 2019, tras pasar este mes por la Art Basel de Miami.