Viernes, 20 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
Represión

Antes que la Bienal, empezó la represión: las autoridades prohíben la entrada a Cuba de la artista Coco Fusco

Coco Fusco en el aeropuerto de La Habana. (FACEBOOK/COCO FUSCO)

"Me han prohibido entrar a Cuba de nuevo", escribió este miércoles la artista cubanoamericana Coco Fusco en su muro de Facebook.

La artista, a quien ya el pasado año las autoridades cubanas impidieron entrar al país, fue reembarcada de regreso después de impedirle cruzar frontera en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana.

Desde allí, Fusco reportó el suceso. "He escuchado a uno de los oficiales de migración referirse a mí como 'inadmisible'", escribió desde esa terminal.

"No soy la primera o la última intelectual con lazos estrechos con Cuba que ha sido castigada de esta manera por expresar mis opiniones y abogar por una mayor libertad de expresión en Cuba. El fenómeno se ha convertido en una triste rutina", dijo.

"Me parece trágico que un Gobierno hostigue a sus artistas y silencie el debate crítico sobre su cultura para impresionar a los visitantes con la falsa impresión de que el único arte en Cuba es lo que el Estado quiere mostrar", apuntó. 

Fusco pretendía asistir a las actividades de la Bienal de La Habana, a inaugurarse el próximo 12 de abril, la cual se organiza bajo tensiones y amenazas de la Seguridad del Estado a los artistas que consideran "incómodos".

En su denuncia, Fusco advierte: "La violencia no es reducible a la agresión física. La creatividad, la imaginación y la esperanza mueren lentamente en un país donde se criminaliza cualquier expresión de disidencia. Una bienal cada pocos años no detiene ese deterioro."

En su denuncia, Fusco señaló que los oficiales migratorios no le dieron razones para su expulsión, aunque aseguró creer que ello se debe a sus escritos sobre el arte cubano y las políticas culturales, y su apoyo al movimiento contra el Decreto 349.

Coco Fusco, artista y crítico cuya obra ha tenido un carácter interdisciplinario, utiliza la performance y el vídeo para cuestionar las estructuras de poder político, de identidad, raciales y el control estatal.

En Cuba ha colaborado durante muchos años con diversos creadores, sobre todo con la artista Sandra Ceballos desde Aglutinador, el espacio de arte independiente más antiguo de la Isla, que Ceballos encabeza.

Por su parte, Tania Bruguera advirtó sobre la expulsión de Coco Fusco: "Este año lo mejor de la Bienal es la seguridad que tienen alrededor de ella para poder blanquear el 349".

Mientras que el artista Luis Manuel Otero Alcántara, que hace unos días fuera detenido por la policía política para advertirle que no intentara participar en el evento de las artes plásticas en Cuba, escribió en su muro: "El abuso continua. Pero no dejaremos de hacer arte libre."

Aunque la XIII Bienal debió celebrarse en la primavera de 2018, en 2017 el Ministerio de Cultura anunció que aplazaba el evento debido a las condiciones económicas del país tras el paso del huracán Irma.

Ello dio lugar a que un grupo de artistas independientes tuvieran la iniciativa de organizar la llamada Bienal 00 como un encuentro alternativo, y que fue repudiado y reprimido por el Gobierno.

2 comentarios

Imagen de Amadeus

La prohbición a Coco Fusco nunca ha venido en el momento más oportuno para "ratificar" el artículo 349. De todos modos siempre habrá cuatro mediocres y principiantes con ganas de exponer que vendrán a la Bienal.  Si estos no son los cambiós de Díaz Canel que vengan Los Camilitos y no los diga. Juajuajuajuajja

Imagen de NARCO

Bravo Coco Fusco, excelente. Pero tendrían que haber artistas con valor y conciencia dispuestos a arriesgar alguito, y de esos no quedan muchos. Mientras tanto a Garaicoa se lo disputan todas las galerías de la Bienal, es como el Bruno Rodríguez de las Bellas Artes, y ese sí que no cree en lágrimas, ni tiene problemas en el aeropuerto. Mencione el nombre de Tania Bruguera, y la mayoría de los pintores de la farándula harán el siguiente comentario: "Esa lo que quiere es ganarse otra beca como luchadora por la libertad de expresión, a mí que no me coja para sus cosas". De Fusco dirán lo mismo. Contra tanto cinismo, ni un racimo de Cocos.