Miércoles, 26 de Febrero de 2020
Última actualización: 23:17 CET
MÚSICA

La 'Reina de la Salsa' revive en Ciudad de México a través de 'Celia Cruz, el musical'

Celia Cruz. (GETTY)

Con música, anécdotas y ritmos caribeños, Celia Cruz, la llamada "Reina de la Salsa", recibió un homenaje póstumo este domingo en la Ciudad de México, donde su legado sigue vivo a través de sus interpretaciones.

Con un recorrido por sus temas icónicos, el público mexicano disfrutó de una velada en la que imperó la alegría. Una orquesta en vivo acompañó el espectáculo Celia Cruz, el musical, que recibió el aplauso de los asistentes al Teatro Metropolitan, precisó un reporte de Excelsior.

Los fans llegaron a tiempo al recinto capitalino mexicano para disfrutar de esta única fecha del show que ya ha recorrido otros países.

El concierto incluyó más de 20 melodías en donde se conjugaron juegos de luces y el carisma de la cantante Lucrecia, quien durante dos horas encarnó a Celia Cruz.

La intérprete conmovió al público con anécdotas de la infancia de la estrella cubana que murió en 2003: desde su juventud, sus inicios en la música, el clímax de su carrera, hasta momentos antes de su muerte.

Lucrecia cantó "La vida es un carnaval", "Que le den candela" y "Yemayá" entre los primeros temas del recital. Le siguieron "Drume negrita", "El yerberito", entre otros.

"Gracias por estar conmigo esta noche, por el amor que me han dado tantos y tantos años, quiero decirles aquí que hay Celia para rato, ustedes son los que me mantienen viva, esta negra está entera caballeros", expresó la actriz.

La Sonora Matancera, con quien debutó en 1950, abrió las puertas a Celia a "una de las etapas más maravillosas de su vida".

Sin embargo, no todo era color de rosa, relató Lucrecia, pues una "mujer negra no era fácilmente aceptada por el público de esa época". Recibió cartas que la humillaban.

Aunque Cruz sufrió al principio, tuvo el apoyo de quien fue su esposo, Pedro Knight.

"Nos fuimos enamorando y no importaba qué momento estuviera pasando, su voz siempre me calmaba y me daba nuevas fuerzas para enfrentar cualquier obstáculo", contó.

"Cucala", "Nostalgia habanera", "Bemba colorá", "La dicha mía" y "La negra tiene tumbao" fueron otras piezas que también sonaron en el Teatro Metropolitan.

"Celia" recordó que la decisión más difícil que tuvo fue dejar su patria para siempre en 1960, y rememoró sus giras por México y su visita a Nueva York, en busca de nuevas oportunidades. Allí "se estaba armando un movimiento musical que quería fusionar diferentes ritmos, a lo que le querían llamar salsa".

En el último bloque la cantante utilizó las pelucas coloridas de Celia Cruz, vestidos con los colores de la bandera de Cuba y otro africano, en canciones como "Ríe y llora", así como "Yo viviré", que se escuchó después de que se mostraran fotografías de su funeral.