Lunes, 9 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Cine

¿El Oscar será feminista, antirracista y multicultural?

Algunos de los ganadores de 2017. (OSCARS.COM)

La Academia de Cine de Hollywood, que entrega los premios Oscar, anunció este lunes una nueva lista de profesionales a los que ha invitado a formar parte de su nómina, tras la que la mitad de sus miembros serán mujeres, y el 29%, personas no blancas.

El anuncio se enmarca en una agresiva estrategia por parte de la institución para lograr antes de 2020 una mayor diversidad entre los profesionales que votan los galardones de la Academia, y que comenzó luego de las críticas recibidas en años recientes por la poca representación de afroamericanos y mujeres en los premios.

Entre los nuevos miembros habrá 54 profesionales iberoamericanos, entre ellos 16 mexicanos, 14 españoles y diez brasileños, reportó el diario español El País.

Algunos de los nombres más conocidos de la lista son los actores Juan Diego Botto, Irene Escolar, Bruno Bichir, Héctor Bonilla o Marina de Tavira. En el resto hay realizadores españoles, como los montadores Teresa Font, Nacho Ruiz Capillas y Julia Juániz, los productores Manuel Cristóbal y Cristina Huete, o responsables de maquillaje y peluquería como Manolo García, Sylvie Imbert y Ana López-Puigcerver.

Todos entrarán en la Academia junto a celebridades como Lady Gaga, Jean-Louis Trintingant, Tom Holland, Claire Foy y Toni Servillo, también invitados en este llamado. De los más de 800 recién invitados, solo 82 han estado nominados al Oscar alguna vez y 21 lo han ganado.

El inicio de esta campaña se ubica alrededor de enero de 2016, cuando se anunciaron las nominaciones de los Oscar de aquel año y la Academia recibió múltiples críticas de la opinión pública. Los 20 nominados en las categorías de actores eran blancos, en un año en que las películas contaban con elencos muy diversos.

La presidenta de la Academia entonces, Cheryl Boone Isaacs, prometió que iba a conseguir duplicar el número de mujeres y "minorías" entre sus miembros antes de 2020 y reforzar el perfil global de la institución. Las nominaciones y los premios se debían a que la Academia estaba compuesta en su gran mayoría por hombres mayores blancos y estadounidenses.

En junio de 2017, la institución invitó a 774 nuevos miembros, entre los que había más de 20 latinos. El año pasado, batió su récord en una sola convocatoria con 928 nuevos miembros, de los cuales el 49% eran mujeres y el 38% no blancos.

Más de 40 intérpretes iberoamericanos entraron en la Academia ese año, como Ricardo Darín, Carmen Maura, Eugenio Derbez o Emma Suárez.

Con las invitaciones de este año, el número del miembro de la Academia que no serán hombres blancos avanza considerablemente, aunque aún no cumple la promesa de duplicarse. En 2015, un 25% de los académicos eran mujeres, ahora serán el 32%.

Sí se ha cumplido en cuanto a miembros no blancos. Este año se llegará a un 16% de votantes no blancos en los Oscar, frente al 8% de 2015, según un comunicado de la Academia, que rara vez ha revelado públicamente su composición racial.

Los premios Oscar de este año dejaron el cartel de premiados más diverso de los 91 años de historia de los premios. Siete afroamericanos recogieron premios. Mahershala Ali fue el primer actor negro en recoger un segundo Oscar al mejor actor secundario. Spike Lee ganó el primer Oscar de su carrera. Dos mujeres negras fueron las primeras premiadas en sus categorías: vestuario y diseño de producción. Un hombre negro ganó por primera vez el Oscar a la mejor película de animación.

La edición del año pasado también batió el récord de mujeres premiadas, con un total de 15. La diversidad fue interpretada como el primer signo de que el veloz cambio impuesto en la Academia para cambiar su composición empezaba a dar sus frutos. 

3 comentarios

Imagen de NARCO

Spike Lee no se merecía el Oscar, ¿se lo dieron por ser negro, como premio de consuelo basado en el color de su piel? El antiracismo y el racismo se muerden la cola, son los gemelos diabólicos de la corrección política. En la época de Thelonious Monk, Jimmy Hendrix, Al Green, Nina Simone, Shaft, Dion Warwick, Michael Jackson, Josephine Baker y Wifredo Lam, los negros no pedían cuotas, ni había que hacerles un huequito para meterlos a empujones en el Parnaso. Sus obras hablaban por sí solas, se ganaban la entrada a todas partes e influían en la cultura global. Ahora, cuando la cultura negra está llena de llorones y farsantes, como Ophra, Kanye West y Don Lemon, es cuando se necesitan reservar asientos y dar botellas a los negros. Es una época de decadencia para la cultura negra. Lo mismo con los gays, que jamás serán tan atrevidos y fabulosos como un Bowie, un Lou Reed, un Mishima, un Little Richard y un Truman Capote. Déjense de papití. La correción polìtica está basada en la ignorancia. Los jóvenes creen que Beyoncé es una pionera, porque ignoran quiénes fueron Chaka Khan y Grace Jones. Esas son negras gigantes. España ha dado a un solo gran cineasta: Buñuel. México a un solo gran director: Reygadas. Y la cultura latina a un solo genio del entretenimiento: Desi Arnaz. Ninguno de ellos se quejó nunca de discriminación. La Academia se ha convertido en un Comité Central, por no decir que en un CDR lleno de chivatos militantes. Qué asco de época nos está tocando vivir! Hollywood es la creación de los judíos, rechazados y discriminados en todas las épocas, huyendo de Alemania y de Hungría, se cambiaron nombres, rehicieron sus vidas y conquistaron el mundo. Spike Lee no es ni será jamás un Billy Wilder.

Imagen de Espinoza

Cine???, Quien carajo ve eso???, jueguen playstation!!!, es la misma porqueria ; pero al menos tu participas

Imagen de javier monzon velazques

Será antirracista: no será elegido ni un solo actor blanco norteamericano. Será feminista: no será electo ningún actor hombre hetero. Será multirracial: los premios se repartirán entre actores negros, latinos (mexicanos, indios...)  y quizá algún asiático. Conclusiónes:1) será una premiación irreconocible y de una calidad escatológica; 2) yo no perderé mi tiempo viendo tamaña porquería.