Viernes, 15 de Noviembre de 2019
Última actualización: 17:42 CET
Política

Ricky Martin y Bad Bunny, indignados por escándalo político en Puerto Rico

Ricardo Roselló. (GETTY IMAGES)
Ricky Martin y Bad Bunny. (INSTAGRAM)

Los cantantes Ricky Martin, Bad Bunny y René Pérez "Residente" han alzado su voz contra el gobernador de su natal Puerto Rico, Ricardo Rosselló, tras la filtración de un chat privado del político y de otros miembros de su gabinete.

Durante el fin de semana, Puerto Rico quedó sumida en una crisis que ocasionó la renuncia de dos altos miembros del Gobierno y que amenaza la gestión de Rosselló, quien se encuentra cada vez más aislado y sin el apoyo de los líderes de su propio partido.

Rosselló se ha visto muy afectado por la publicación de unos mensajes enviados por él y por algunos de sus miembros de gabinete y colaboradores más cercanos en un chat privado de la aplicación de mensajería Telegram. Los mensajes hacían burla tanto de enemigos como de aliados políticos, a menudo con lenguaje obsceno, indicó el .

Durante el fin de semana, Puerto Rico quedó sumida en una crisis que ocasionó la renuncia de dos altos miembros del Gobierno y que amenaza la gestión de Rosselló, quien se encuentra cada vez más aislado y sin el apoyo de los líderes de su propio partido.

Rosselló se ha visto muy afectado por la publicación de unos mensajes enviados por él y por algunos de sus miembros de gabinete y colaboradores más cercanos en un chat privado de la aplicación de mensajería Telegram. Los mensajes hacían burla tanto de enemigos como de aliados políticos, a menudo con lenguaje obsceno, indicó el diario The New York Times.

A propósito del caso, Ricky Martin difundió un comunicado el sábado en el que pidió la dimisión de Rosselló.

"Las expresiones compartidas en un chat por parte del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, y coreadas por otros funcionarios públicos, en lo que a todas luces era una discusión de sus ejecutorias en el Gobierno y no de asuntos privados como se intenta dejar ver, es completamente repudiable", dijo.

Le pidió al político que haga un acto de verdadera generosidad, "valía y amor por Puerto Rico y ceda su cargo a otra persona con la sabiduría y liderazgo de dirigir nuestro destino como pueblo".

Por su lado, el cantante de música urbana Bad Bunny ha utilizado el hashtag #RickyRenuncia y aseguró que su país está "encabronao".

Además, escribió que viajará a su país para manifestarse.

"Voy a bajar pa' la isla y me gustaría verlos conmigo y con los que ya salieron pa' la calle!! Esta gente piensa que tenemos miedo y vamos a demostrarle que están bien equivocados!! Vamos pa' encima puñeta!!!", manifestó en su perfil de Twitter.

A esas voces se ha sumado la del actor, cantante y dramaturgo Lin-Manuel Miranda, que se refirió a una parte específica del chat en la que los funcionarios se alegran porque la presentación de su musical Hamilton se canceló en el teatro de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y fue trasladada a otro local.

"En una Isla que necesita tanto trabajo, es francamente patético leer que el gobernador y sus amigos de fraternidad estén haciendo parecer que son los héroes en una película en la cual ni siquiera tuvieron parte. Nos trasladamos por razones de seguridad y ellos querían llevarse el crédito por ello. Patético", explicó en su cuenta de Twitter.

Para el actor resulta alarmante la manera en que opera la administración de Rosselló y señaló que al dirigir el musical "hicimos lo que nos propusimos: recaudamos 15 millones para las artes en la Isla, le dimos un impulso a la economía del turismo y reconstruimos el teatro de la UPR. Mientras el gobernador y sus amigos tratan de llevarse el mérito en su triste y pequeño chat".

René Pérez "Residente" también se manifestó contra el gobernador Roselló: "Este Gobierno ya perdió el respeto de todo un país. Si no renuncia lo vamos a sacar. Toda la gente que llevaba manifestándose en las calles que este mismo Gobierno criticó tenían la razón".

El sábado, el Centro de Periodismo Investigativo reveló 889 páginas de contenido del chat de Telegram, con mensajes entre diciembre de 2018 y enero de 2019 y que recibieron de una fuente anónima, donde Rosselló y sus asesores más cercanos intercambiaban chistes sobre periodistas, políticos y activistas, así como memes y comentarios despectivos.

En las afueras de La Fortaleza, la residencia oficial del gobernador en San Juan, se reunieron manifestantes la noche del sábado para exigir la renuncia de Rosselló, a menos de dieciocho meses del fin de su mandato.

Las finanzas de Puerto Rico han estado en supervisión federal desde 2016, el año en que Rosselló fue electo; así, su capacidad de gobernar ha sido limitada y, al mismo tiempo, ha tenido que imponer unas impopulares medidas de austeridad. La isla, en bancarrota, ha estado en recesión durante doce años.

Pero fue el manejo de Rosselló de la lenta recuperación de los destrozos ocasionados por María, así como lo que muchos puertorriqueños percibieron como una postura débil frente a Donald Trump, lo que lo puso en un escrutinio mayor.

Su Gobierno demoró casi un año en reconocer que miles de personas habían muerto a consecuencia del huracán. Una serie de escándalos de corrupción, entre ellos los arrestos de dos exmiembros del gabinete el miércoles, debilitaron más su poder. Aun así, se espera que se postule a la reelección en 2020.