Sábado, 15 de Febrero de 2020
Última actualización: 16:13 CET
ARTE

Propietarios de arte confiscado en Cuba confían en su recuperación amparados en la Helms-Burton

Fidel Castro en una visita al Louvre en París en 1995. (GETTY)

La Ley Helms-Burton de 1996 que endurece las sanciones contra La Habana, recientemente puesta en vigor de forma total por el presidente estadounidense Donald Trump, también permite a los ciudadanos estadounidenses realizar demandas por arte incautado por el régimen cubano tras la llegada al poder de Fidel Castro en 1959.

"Hay personas en Miami que han estado esperando este día. Incluso las personas que están vehementemente en contra de Trump están entusiasmadas con esto", dijo un abogado citado por The Art Newspaper, que ha seguido de cerca los reclamos sobre las obras confiscadas en Cuba.

"La mayoría de la gente pensó que nunca habría un presidente que fuera lo suficientemente valiente o loco como para hacer esto", añadió.

La Helms-Burton fue promulgada por el entonces presidente Bill Clinton. El Título III de la ley permite a los ciudadanos estadounidenses, incluidos los cubanos que luego se naturalizaron, demandar a cualquier persona que trafica con bienes confiscados por el Gobierno cubano.

Otra disposición de la ley, el Título IV, bloquea la entrada a los EEUU de cualquier persona que trafica con propiedades cubanas confiscadas, lo que podría aplicarse a los comerciantes de arte y empleados de casas de subastas y sus familias, señaló la publicación.

Los gobiernos de Europa y América Latina se han opuesto a la ley, diciendo que es una restricción al comercio internacional y la soberanía. Todos los presidentes estadounidenses optaron por suspender el Título III a intervalos de seis meses desde su aprobación.

Según un abogado que supervisa las reclamaciones cubanas, "el Título III nunca se promulgó porque estaba destinado a ser una amenaza; nunca tuvo la intención de hacer la guerra".

Eso cambió en mayo, cuando Trump permitió que la suspensión expirara, un movimiento visto por muchos como un castigo hacia el régimen de Cuba por su apoyo a su más cercano aliado, Nicolás Maduro, en Venezuela, que Estados Unidos también ha golpeado con sanciones.

Poco después, Javier García-Bengochea, un neurocirujano nacido en Cuba, presentó en Jacksonville, Florida, la primera demanda del Título III contra Carnival Cruise Line.

García-Bengochea es el heredero de las acciones de una terminal portuaria y almacenes en Santiago de Cuba que fueron incautados por el régimen del difunto dictador, y que Carnival ahora usa para transportar turistas a la Isla.

Una pintura de Francesco Guardi de la colección de la familia se encuentra en el Museo de Bellas Artes de La Habana, aunque los funcionarios cubanos dicen que la obra fue un regalo de un miembro de la familia y se han negado a devolverla.

Hasta el momento, no se han presentado demandas para recuperar obras de arte bajo el Título III, aunque muchas, incluidas pinturas, esculturas públicas, arquitectura, libros y artes decorativas, fueron confiscadas después de 1959, y los objetos incautados de colecciones cubanas han pasado por el comercio en los EEUU y Europa.

El medio especializado menciona obstáculos de la Ley Helms-Burton que incluyen una barrera alta para los reclamos. Esta permite que solo se recuperen propiedades con un valor de al menos 50.000 dólares en el momento de la incautación en 1959, alrededor de 400.000 en la actualidad, lo que excluye la mayoría del arte que fue confiscado. La tarifa de presentación de demandas es de 6.458 dólares, que buscaría desalentar una avalancha de reclamos.

Sin embargo, los cubanoamericanos que huyeron de la Isla han hecho de la propiedad incautada un problema político. Entre ellos se encuentran coleccionistas conocidos internacionalmente, como la familia Fanjul, productores de azúcar cuyas vastas tierras fueron tomadas junto con su colección de arte, que incluía pinturas de Joaquín Sorolla. Una antigua villa familiar es ahora el Museo de Artes Decorativas de La Habana, recuerda The Art Newspaper.

En 2005, los Fanjul aprovecharon el apoyo de los políticos estadounidenses y amenazaron a Sotheby's con multas de visa bajo el Título IV de la Ley Helms-Burton después de enterarse de que la casa de subastas le pidió a la bisnieta de Sorolla que autentificara una de las pinturas desaparecidas de la familia.

Sotheby's se negó a revelar dónde estaba la imagen, dijo el abogado de los Fanjul en ese momento, aunque emitió una orden para hacer un registro con los nombres de pintores, coleccionistas y comerciantes vinculados al arte confiscado en Cuba, y ordenó a sus empleados que informaran al respecto.

Christie's adoptó la misma posición. Sin embargo, ninguna de las pinturas de Sorolla ha aparecido, y la familia Fanjul no respondió a las solicitudes de comentarios sobre la implementación del Título III.

El régimen de Castro también se apoderó de la colección de Olga Lengyel, una sobreviviente de Auschwitz y ciudadana estadounidense que vivía en La Habana y poseía obras de Picasso, Degas, Goya, Van Gogh y Hans Memling, ahora valoradas en cientos de millones de dólares.

De acuerdo con el medio especializado, después de que Lengyel huyó de Cuba a Nueva York en 1959, intentó recuperar su colección y presentó un reclamo ante la Comisión de Liquidación de Reclamaciones Extranjeras del Departamento de Justicia de los EEUU, que el gobierno cubano ignoró. Una fundación que heredó su patrimonio renovó el reclamo en 2015, pero su arte permanece perdido.

También faltan obras de Diego Rivera, una vez propiedad de la familia de Guillermo Marmol, un empresario nacido en Cuba, actualmente radicado en Dallas. Marmol planeó una demanda bajo el Título IV de la Ley Helms-Burton contra Sotheby's y otra firma que vendió las fotos de su familia, pero cedió cuando las compañías acordaron cooperar.

Sigue siendo escéptico de que las recuperaciones se realizarán en virtud del Título III. "Es tan improbable que me pregunte por qué alguien más pensaría que es probable", dice Marmol.

Compara los esfuerzos de los cubanos por recuperar el arte con las reclamaciones de restitución hechas por las víctimas del Holocausto y sus herederos: "Creo que el pueblo judío tiene derecho a recuperar su arte. Simplemente creo que yo también", concluyó.