Miércoles, 18 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
Poesía

Mañana con fauces de perra

Patrick Procktor, 'Still life with lillies'. (CHRISTIE'S)

 

Hay polen de unos lirios

sobre la mesa de comer,

naranjas y un pozuelo de

limones. Y hay una puerta abierta

por donde entra una mosca.

 

Mi mujer duerme en el cuarto

contiguo, y sobre la mesilla

hay un silencio sepulcral de hojas

secas dentro de un vaso.

 

Torcidos pétalos y negros pistilos

a punto de caer

en lo que para el lirio

debe ser el infierno: la mesa

de mi casa.

 

La perra cae sobre el insecto y lo engulle,

o más bien, silencia el zumbido

y retorna a su siesta.

Y los tallos a su opaco desencuentro

con el agua siniestra.

 

El fondaje da muestras

de terminar sus días.

 

Estas aguas que apestan

y que ayer dieron vida.

 

La mosca es el recuerdo del arco

que circunda la mañana que entra

por las fauces de perra.

 


Néstor Díaz de Villegas nació en Cumanayagua, en 1956. Sus últimos libros de poemas publicados son Che en Miami (Aduana Vieja, Valencia, 2012), Palavras à tribo/Palabras a la tribu (Lumme Editor, Sao Paulo, 2014). Ha reunido su poesía en Buscar la lengua. Poesía reunida 1975-2015 (Bokeh, Leiden, 2015). Vintage Español publicará próximamente su libro De donde son los gusanos. Crónica de un regreso a Cuba después de 37 años de exilio. Este poema pertenece a su libro Cuna del pintor desconocido (Aduana Vieja, Valencia, 2011).