Domingo, 8 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Poesía

Estirábase el pelo con chocolate...

(AUTOFACIL)

 

Estirábase el pelo con chocolate, lo alisaba. Es decir, con crema de (ídem) acondicionador. Y ponía solemne competencia sobre lo culinario. Amatoria de un modo dominante, sabe emplear su casta lenguaraz: punzante y en directo, con la insolencia que reproduce en horas de labor al moverse entre efectos de cocina.

     —Un objeto bien alimentado, aun de lengua difícil y hosco estilo tonal. Solo entre colegas se promueve con perfil de nobleza; pero al siguiente instante es capaz de saltar como chispa picada en ignición. Tampoco es de extrañarse: casi nunca se orienta en los semáforos, o bien pierde el sentido en planos físicos y rutinas urbanas, por su grado elevado de desconcentración. Cierto que porta un genio incorregible, pero de cualquier modo, resulta provechoso a la psicología conductual verla hacer gestos duros al menor incidente negativo.

 


Javier L. Mora nació en Bayamo en 1983. Ha publicado el libro de poemas Examen de los institutos civiles (Unión, La Habana, 2012). Este poema pertenece a un libro inédito.