Lunes, 11 de Noviembre de 2019
Última actualización: 08:41 CEST
Poesía

Imago mundi

(NATURPASION)

 

Del cielo de su vecindario descendían planeando

            las tiñosas, pasaba

            horas entre pigargos

            y avutardas imaginando

            en su ascenso la alondra

            de Shelley.

 

Y en medio de aquellas aves veía Cuba, y tierras

            al norte hasta China, el

            horror a qué negarlo de

            la carroña, en la canción

            de la alondra la poesía

            de Shelley, su muerte,

            su propio forraje óseo

            y las hormigas, las

            infelices carpinteras,

            bullir las abejas, otra

            infelicidad: morir boca

            arriba los gorriones

            (la muerte tiene

            posturas irrisorias).

 

Temer, temer que nunca volverá a escribir, su país.

 

Una terraza, permanecer inmóvil, aves y astros

            sesgar los espacios,

            un punto luminoso el

            cristalino, la avutarda

            precipitarse, y no es

            castigo, a la esclerótica,

            el ciego del ojo: alejarse

            la alondra, intuir que los

            libros irán a parar al

            vertedero de basura,

            piltrafa de papel del

            vecindario.

 

Y

del

subsuelo

no

sube

En el pomo de cristal vacío no cabe nada. Hace años

            cayó una semilla en la

            junta de dos olambrillas

            a mano izquierda de lo

            exterior del balcón,

            donde todo da a la

            calle, los terrenos

            baldíos, las construcciones

            modernas (insostenibles)

            las alturas, el subsuelo,

            de las auras el vuelo:

            pigargos y avutardas,

            estratos y cirros donde

            la alondra en sombra

            se acomoda, asciende,

            y donde murió la semilla

            apareció un matojo

            aferrado hace años

            truene o llueva a su

            terrón. Resistir ahí los

            cambios de estación.

            De cuerpo presente,

            erguido, sombra

            subyacente, contra

            los vientos huracanados

            de septiembre, la sequía

            de invierno, el exceso de

            humedad de julio, las

            temperaturas altas,

            descensos barométricos,

            todo muere. Unos después,

            y el matojo (después)

            inmaterial materia

            redimida, selva densa,

            él verá cómo se lo

            llevan, la casa

            permanecer vacía,

            y luego, gran drama

            en tres actos, ocho

            o nueve escenas,

            habrá otras, una

            mano que podríamos

            calificar de extraña

            tirará del matojo (de

            cuajo) arrojarlo a los

            espacios, lo veremos

            pasar al baño a

            quitarse el olor

            intermedio a

            clorofila pegoteado

            a esa mano que

            refriega con un buen

 

jabón

de

tocador

que

huele

a

espliego

(artificial).

 


José Kozer nació en La Habana, en 1940. Autor de una extensa obra poética, recibió en 2013 el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda. Este poema pertenece a un libro inédito.