Martes, 19 de Noviembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Béisbol de Grandes Ligas: La tanda cubana

Los Dodgers ganan más que un juego

El inicialista de los Dodgers, Max Muncy, celebra el jonrón de la victoria. (MLB)

El duelo más largo en la historia de la postemorada se disputó anoche en Chavez Ravine, con victoria de los Dodgers sobre las Medias Rojas, 3 por 2 en la friolera de 18 capítulos.

Por extensa, la lista de quienes intervinieron resultó tan larga como aquella que, de La Habana, se llevó a la Florida el conquistador Juan Ponce de León en su segundo viaje, antes de vérselas con los tequesta, los calusa y los matacumbes.

18 serpentineros, 34 bateadores abanicando la brisa o retratados con la carabina al hombro, 39 corredores abandonados en las almohadillas y 23 jugadores utilizados por cada team fueron algunos de los numeritos de una batalla campal que duró más de siete horas y acabó pasada la medianoche, cuando ya la Aurora movía sus rosados dedos sobre las autopistas de Los Ángeles.

Walker Buehler (7IP, 2H, 7K, 0.00), el joven diestro de los Dodgers, fue el primero en subirse a la lomita. Y se creció, pues en siete entradas completas, limitó a los campeones de la Liga Americana a tan solo dos jilitos. Por los suyos, el leftfielder y hombre proa, Joc Pederson (de 7-1, HR, RBI, R, 3K, .100), se aprovechó en el tercer capítulo de un error del abridor de Boston, el diestro Rick Porcello (4,2IP, HR, ER, 3H, 5K, BB, 1.93), y mandó a la grada una bola que, hasta la altura del octavo, fue la diferencia.

Desde un palco, el gran Sandy Koufax pudo admirar al joven Buehler, que llegó a tirar la recta a 99 millas y al ser enviado a las duchas creyó dejarlo todo atado y bien atado. Dave Robert, el piloto de los Dodgers, llamó a su closer, al curazoleño Kenley Jansen (2IP, HR, ER, 2K, 4.50), para que liquidara la faena. Solo que Jackie Bradley Jr. (de 5-2, HR, RBI, R, 2BB, K, .250), el jardinero que con sus dos vuelacercas traumatizó a los Astros en la final de la Liga Americana, tenía otra cosa en mente. En dos bolas sin strikes, cazó una recta de Jansen y la depositó en la grada, igualando el marcador, para alegría de los suyos y desasosiego del respetable, que ya a esas alturas, ajeno a lo que aún vendría, rezaba y se comía las uñas. 

Así, con abrazo a uno y ambas carreras vía vuelacercas, la cosa se fue a extrainnings. Y hubo de todo.

En el décimo, con hombres en las esquinas y un solo out, el centerfielder de los Dodgers, Cody Bellinger (de 7-1, 2K, .100), cogió un elevado, desenfundó el mosquete y mató en el plato al iluso Ian Kinsler (de 3-0, K, .100), que había entrado a correr por J. D. Martínez (de 3-0, 2K, BB, .300) y se lanzó en jugada de pisa-y-corre.

Más dramatismo hubo aún, si cabe, en el decimotercero, cuando ambos conjuntos marcaron sin sacar la bola del cuadro. En la parte alta, por las Medias Rojas, Brock Holt (de 6-1, R, BB, K, .167) adquirió un boleto, se robó la intermedia, y anotó gracias a un machucón al montículo seguido de un error de tiro del relevista Alexander (IP, ER, H, K, BB, 6.75) en una apretada jugada en la inicial. Con la espalda contra la pared, los Dodgers respondieron gracias también a un boleto, adquirido por Max Muncy (de 6-2, HR, RBI, 2R, 2BB, K, .333), y lo que siguió. El susodicho Muncy avanzó a la intermedia aprovechando que el antesalista de Boston, Eduardo Núñez (de 4-2, .600), se fue a la grada al capturar un elevado de foul, y allí estaba cuando le tocó a Puig (de 7-2, .231). El 66 de Cienfuegos le dio duro a la bola, por el medio, y su fama de fogoso y de rápido hizo que el camarero Kinsler se apurara al tirar a primera, lo hiciera mal, y mandara la bola al banquillo. Como resultado, abrazo a dos en el pizarrón y escándalo entre los presentes.

A partir de ahí, un impresionante Nathan Eovaldi (6IP, 2R(ER), 5K, 3H, BB, 1.13) se cepilló uno a uno a los Dodgers, mientras estos usaban a cuatro serpentineros —Floro (1,2IP, H, 3K, BB, 0.00), Maeda (2IP, H, 5K, BB, 0.00), Urías (IP, BB, 3.00) y Wood (IP, BB, 3.86)— para hacer lo mismo con las Medias Rojas.

Hasta que en el decimoctavo, después de avisar en su previo turno al bate, donde dio un palo que se fue de foul, el ya mencionado Muncy, aprovechándose de un Eovaldi que ya había tirado 97 lanzamientos, le cazó uno en la esquina de afuera y lo mandó a volar más allá del left, cerrando las acciones, con las Medias Rojas tendidas al campo y las gradas estallando de júbilo.

Abajo dos por cero en la serie al mejor de siete encuentros, los Dodgers no solo se anotaron su primer triunfo, sino que reventaron los planes de las Medias Rojas de usar a Eovaldi como abridor esta noche. Las dejan ahora buscando soluciones alternativas, como los zurdos Eduardo Rodríguez Drew Pomeranz, o su as, Chris Sale, con solo tres días de descanso. Ellos, por su parte, sí podrán ejecutar su plan, dándole la bola al veterano zurdo Rich Hill, que anda fresco como una lechuga.

Sobre los del caimán, J. D. resultó maltratado por las rectas del joven Buehler, que lo retrató con la carabina al hombro una vez y lo puso a abanicar la brisa en otra, Grandal (de 3-1, BB, 2K, .250) volvió a ponerse los arreos y no lo hizo mal, y Puig provocó el empate a dos, por lo que continuó demostrando su inclinación por la épica y los grandes momentos.

Acerca de las pequeñas cosas, mención a las repercusiones del juego más allá del resultado, que dejan a las Medias Rojas a la defensiva a pesar de andar con ventaja de dos triunfos por uno de los Dodgers, y a las murumacas que debió idear el piloto de Boston, Alex Cora, para adaptarse a las normas de la Liga Nacional, sin bateador designado: Mookie Betts (de 7-0, BB, 3K, .267), que abrió en el jardín derecho, cambió tres veces a la pradera central antes de regresar a su posición; J. D., que empezó en el left, se mudó en dos ocasiones al right, donde estaba cuando salió; Brock Holt pasó de la intermedia al jardín izquierdo, al derecho, y otra vez al izquierdo; y Jackie Bradley Jr., que al inicio cubrió la pradera central, fue y volvió tres veces de la derecha. Menudo lío para los anotadores oficiales y, aún más, para los aficionados.

Nos vimos ayer, nos veremos mañana.


 

SERIE MUNDIAL

Dodgers de Los Ángeles/Medias Rojas de Boston (4 a 8)

Dodgers de Los Ángeles/Medias Rojas de Boston (2 a 4)

Medias Rojas de Boston/Dodgers de Los Ángeles (2 a 3)

Medias Rojas de Boston/Dodgers de Los Ángeles (HOY)

Medias Rojas de Boston/Dodgers de Los Ángeles (domingo, 28.10)

Dodgers de Los Ángeles/Medias Rojas de Boston (martes, 30.10)*

Dodgers de Los Ángeles/Medias Rojas de Boston (miércoles, 31.10)*

 

*en caso necesario

1 comentario

Imagen de Ana Julia Faya

Muchas gracias a Neno Díaz por estas excelentes crónicas sobre los juegos, por todas las anteriores. Pero en especial aprecio esta porque el juego de anoche fue tan largo que no lo pude ver completo, ¡y ganó mi equipo! No sé por qué de niña siempre seguí a los Dodgers que eran de Brooklyn entonces, después fueron de Los Angeles. Espero que hoy vuelvan a dar guerra frente a ese equipo de los Red Sox que no se dejará ganar fácil.