Domingo, 8 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Béisbol

Héctor Olivera quiere jugar en la Serie Nacional de Cuba

Héctor Olivera. (AP)

Pocos lo saben, solo un reducido grupo de amigos íntimos, pero el otrora estelar segunda base del equipo Santiago de Cuba y de la selección nacional Héctor Olivera estaría en la Isla con el ánimo de jugar en la venidera Serie Nacional de Béisbol, que comenzará en el mes de agosto.

Fuentes del círculo cercano a Olivera, que pidieron el anonimato, declararon a DIARIO DE CUBA que el atleta de 33 años llegó en busca del permiso de las autoridades competentes para iniciar el proceso de repatriación, que le permita vestir una vez más los colores de las avispas.

Olivera, fue contratado por la organización de los Dodgers de los Ángeles hace cuatro años por la cifra de 62,5 millones de dólares, con un bono de 20 millones por seis temporadas. Pero las cosas no le salieron bien.

En el mes de abril de 2016, cuando solo se había pasado 19 veces en el home plate de la Gran Carpa, fue arrestado en Washington DC, acusado de violencia doméstica, y recibió una suspensión de más de 80 partidos y la condena de por vida de las Grandes Ligas.

El santiaguero participó en el Clásico Mundial de Béisbol 2009, jugó ocho series nacionales en Cuba y dejó excelentes números: promedio ofensivo de .322, con 164 dobles, 28 triples y 81 cuadrangulares. Registró además 414 carreras impulsadas y 618 anotadas. Con los colores del equipo Cuba tuvo 171 turnos oficiales y promedió para 404 de average.

De concretarse su regreso, sería el cuarto pelotero cubano que ha pisado un terreno en las Mayores que daría ese paso, detrás de Yuniesky "Rikimbili" Betancourt, Erisbel Arruebarruena y Leslie Anderson.

2 comentarios

Imagen de javier monzon velazques

Magnifica decision; se limpia el ambiente en USA. Que se embullen los que quedan como él.

Imagen de taxefug

Eso, los rotos y dañados nos los devuelven.Al final en Cuba todavía no es delito "pasarle el brazo" a la jevita.Veamos cómo le va en el regreso de las grandes a las chiquitas.