Viernes, 5 de Junio de 2020
Última actualización: 17:28 CEST
Juegos Panamericanos: Lima 2019

Día 11: Voleibol de plata para Cuba, solo eso

Final del voleibol ante Argentina. (JIT)

Superados nuevamente antes de salir a la cancha, así quedaron los chicos del voleibol que un día antes habían conseguido derrotar a Brasil, el favorito en los Panamericanos de Lima. Esta vez, ante Argentina, que les venció en preliminares, los dirigidos por Nicolás Vives no encontraron el camino. Fue un choque de un solo lado, de la pintada albiceleste. Los sets quedaron 25-20, 25-17 y 25-20.

Nadie quedaba conforme. Vives sustituyó a Melgarejo rápidamente; sí, el mismo que había sido el máximo anotador ante los brasileros. Lo hizo porque el chico no andaba convincente ante Argentina. Hasta el ataque, la principal arma del elenco criollo, se convirtió en un problema. Y bueno, cuando las cosas van así, mejor entregarse vivo. Al final la plata del voleibol ha sido lo más sobresaliente de los deportes colectivos en Lima 2019. Ya Díaz Canel había hecho la deferencia de saludar en Twitter.

Por su parte, el balonmano del que tanto se esperaba finalmente le ganó a alguien, en este caso al elenco de Puerto Rico, 36 goles por 12, y se quedó con el quinto escaño de los juegos.

El raquetbol finalizó sin victorias en la jornada, tanto en individuales femeninos como el doble masculino. El polo acuático, en su versión femenil, cayó en su debut ante Canadá, 20 anotadas por cinco. Mayelín Bernal fue lo mejor por la Isla, con tres dianas a su cuenta. En la gimnasia de trampolín, Alexander Rodríguez finalizó en el duodécimo puesto, con más de 62.000 puntos.

A propósito de la gimnasia, las chicas de la rítmica han hecho una proeza, que como ellas han dicho solo se lo deben a sí mismas. ¿Por qué? Porque es una disciplina relegada a una cuarta categoría, sin implementos y cero roces internacionales. Ellas y sus entrenadoras se han plantado y realizado las mejores de sus presentaciones, con calificaciones reclamables, como sucedió con la prueba de conjunto con pelotas.

El polideportivo de Lima silbó al unísono la nota, cuando se escuchó al anunciador local. Una rutina de un grado de dificultad superior a 16, con errores mínimos y sin perdidas del implemento. La reclamación sucedió y, aunque se mejoró la calificación general, no alcanzó para la medalla de bronce.

"Fueron despojadas", dijo la entrenadora. Y, créanme, quien las vio no pensó distinto. En el plano individual Gretel Mendoza quedó muy lejos del podio en la competencia de aros, pero haber estado en una final ha sido muy especial para ella. Este lunes volverán al tapiz en la disputa de tres aros y dos pares de mazas, donde tratarán de ganar, otra vez, algún metal.

En el tenis de mesa hubo estreno victorioso en el doble mixto y doble masculino. Las mujeres sí cayeron en su arranque ante la dupla chilena. La pelota vasca terminó con tres victorias y dos derrotas. Mientras Lisandra Guerra terminaba quinta en la velocidad del ciclismo, como nota más alta de la jornada para ese deporte. En los clavados, Anisley García clasificó a la final del trampolín de tres metros, aunque en el puesto diez de todas las clasificadas.

No hubo mucho más que narrar este día. La Isla bajó dos escaños mientras una potencia en ascenso como Colombia sumó varios oros, y Argentina, con la que Cuba perdió en el voly, supo sacarle renta a su mayor cantidad de metales plateados.

Cuba durmió en el séptimo escaño cuando empieza la última semana de estos Panamericanos.