Viernes, 15 de Noviembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Periodismo

La nueva Constitución 'asegura la mordaza' y criminalización de la prensa independiente en Cuba

El presidente colombiano, Iván Duque, habla en la reunión de la SIP. (HENRY CONSTANTÍN)

La prensa en Cuba vive reprimida y amordazada, situación que no cambia con la nueva Constitución "aprobada" el pasado 24 de febrero, advirtió este sábado en Cartagena la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), reporta EFE.

Según el informe de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, presentado en su Reunión de Medio Año, la nueva Carta Magna "no retrocede en términos de libertades de expresión o prensa, pero repite la mayoría de las limitaciones a ellas establecidas por el anterior texto legal".

El informe, presentado por el vicepresidente para Cuba de la SIP, Henry Constantín, indica que "una nueva Constitución para asegurar la mordaza y mantener la libertad de expresión y la prensa independiente como conductas delictivas", es el hecho más notorio de la Isla en los últimos seis meses.

"La Constitución aprobada el 24 de febrero en un referéndum sin garantías democráticas y plagado de irregularidades reconoce la libertad de expresión, pero la subordina a la legislación vigente o a leyes y reformas a discutirse en el mismo ambiente represivo y en el que se ha gestado la anterior legislación", afirma.

La represión está detallada en el informe de la SIP, que destaca "los casos más graves" del último semestre, concentrados en la región oriental del país.

"Los periodistas Osmel Ramírez, Niober García Fournier y Roberto de Jesús Quiñones continúan con estricta prohibición de salir del país, e incluso, a veces, de salir de la provincia en que residen", además han sido detenidos o citados en diversas ocasiones por las autoridades e incluso "recibieron amenazas en contra de sus familias o de que serán apresados".

Al igual que ellos, periodistas de medios comunitarios, como Páginas Villareñas y Panorama Pinareño, fueron detenidos mientras repartían ejemplares, mientras que corresponsales de DIARIO DE CUBA, Cubanet, Palenque Visión y los boletines comunitarios del ICLEP o La Hora de Cuba, "siguen siendo reprimidos".

El propio Constantín "fue detenido en la vía pública y amenazado con prisión si seguía trabajando", añade el documento, y señala que los agentes que lo arrestaron "traían consigo, el informe impreso que Constantín presentó en la asamblea de la SIP en Salta" (Argentina), en octubre del año pasado.

"Se le mantuvo la prohibición de viajar fuera del país hasta el 10 de marzo cuando estaba a una semana de cumplir dos años con ese castigo", agrega, y por eso pudo viajar a Cartagena.

El informe explica que el artículo 149 del Código Penal, sobre "usurpación de capacidad legal", sigue siendo "con el que más se amenaza a periodistas independientes. Hasta el momento en los dos últimos años ningún colega ha sido condenado".

La SIP asegura además que "la Seguridad del Estado se ensaña contra mujeres de la prensa independiente. Suelen ser detenidas, interrogadas y amenazadas por hombres que les advierten que sus hijos podrían ser afectados".

En este punto recuerda que la diseñadora de la revista Convivencia, Rosalia Viñas, "está condenada a prisión domiciliaria", y Karina Gálvez, economista del Centro Convivencia y articulista de la revista homónima, "tiene prohibido salir del país".

En su informe, la Comisión de Libertad de Prensa recopila numerosos casos de represión de que son víctimas no solo periodistas sino también artistas que expresan su opinión crítica con la legislación existente, como ocurre con el cantante Maykell Osorbo, quien se encuentra preso.

Igualmente enumera el bloqueo de sitios webs como Tremenda Nota, Cubanet, DIARIO DE CUBA, 14ymedio, Martinoticias, El Estornudo, Gatopardo, o el "hackeo" de cuentas en Facebook y Twitter de activistas políticos.

La lista incluye a numerosos periodistas que han sufrido detenciones o acoso, que han sido interrogados, recibido amenazas de encarcelamiento o de muerte.

También recoge los nombres de a quienes se les ha "destruido o decomisado material de trabajo y bienes personales", han sido víctimas de violencia verbal por parte de policías, citados a establecimientos del Ministerio del Interior, tienen prohibición de salir de Cuba, de su provincia o de su casa, entre otros abusos.

"Por otro lado, los corresponsales extranjeros acreditados en Cuba trabajan en el país bajo la amenaza permanente de perder sus credenciales, que administra el régimen, de automáticamente perder su permiso de residencia, que depende de que mantengan su trabajo en la Isla", señala la SIP.

Por todo ello, considera que "los problemas de la prensa en Cuba siguen siendo graves, y los métodos que usan las autoridades para reprimirla son idénticos a los empleados por quienes reprimen a la prensa en Nicaragua y Venezuela".