Sábado, 16 de Noviembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Represión

La Policía detiene a un pastor e impide un evento religioso en Guantánamo

Alain Toledano Valiente. (MARTÍ NOTICIAS)

El pastor cristiano Alain Toledano Valiente fue detenido por la Policía este viernes en dos ocasiones: en la mañana, al entrar a la ciudad de Guantánamo, y al ser obligado a regresar con su familia y otros feligreses a Santiago de Cuba, denunció su homólogo Bernardo de Quesada, de la congregación Mover Apostólico.

"Lo detuvieron y le piden toda la documentación, a él, al equipo que anda con él y le informan que está circulado en todo el país porque es un posible emigrante. Pero todo es porque él es un pastor, tiene un evento grande hoy y mañana", alertó De Quesada a Radio Martí.

Toledano Valiente es un pastor al que las autoridades le han demolido su vivienda en el Distrito Micro 3 en Santiago de Cuba en tres ocasiones.

También ha sido detenido, hostigado y amenazado por las autoridades policiales y funcionarios del Partido Comunista de Cuba (PCC) en la provincia.

De Quesada dijo que se comunicó con Toledano y éste le informó que a la entrada de la capital santiaguera estaban siendo despojados de sus documentos de identidad.

En marzo de 2018, la organización civilista Solidaridad Cristiana Mundial (CSW, por sus siglas en Inglés) denunció el acoso a que eran sometidos los pastores apostólicos cubanos Alain Toledano y Bernardo de Quesada en Camagüey.

A propósito del informe de CSW, Toledano expresó a Radio Martí en esa ocasión que ellos son víctimas de una acción discriminatoria, y señaló que a diferencia de los religiosos, los militares que viven en la región "sí pueden construir rápido, sin restricciones", por ser afines al régimen.

"Es una persecución netamente religiosa, un acoso religioso, y específicamente contra el Mover Apostólico en Cuba", concluyó el pastor de Quesada este viernes.

Desde marzo, las autoridades cubanas han militarizado los accesos a Guantánamo, en especial a Caimanera y territorios colindantes con la Base Naval de EEUU, por temor a que se produzca una oleada migratoria.

Existe una vigilancia estrecha sobre quienes entran y salen del área y los retenes militares detienen a todo aquel que intente llegar a esas poblaciones sin una razón de peso.

Si bien las autoridades de la Base Naval desmintieron que estén recibiendo como emigrantes a quienes lleguen a su territorio, la parte cubana no ha hecho ningún pronunciamiento público sobre el tema ni ha desmentido los rumores, por lo cual decenas de cubanos han seguido poniendo en peligro su vida.