Domingo, 8 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
REPRESIÓN

Raza e Igualdad condena la prohibición de salida de Cuba de cinco activistas invitados a la Asamblea General de la OEA

Activistas impedidos de viajar a la Asamblea general de la OEA. (RAZA E iGUALDAD)

El Instituto Internacional sobre Raza, Igualdad y Derechos Humanos (Raza e Igualdad) condenó la decisión de las autoridades cubanas de denegar la salida del país a cinco activistas y defensores de derechos humanos que se disponían a participar de actividades en el marco de la edición 49 de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La cita bajo el título de "Innovando para fortalecer el multilateralismo hemisférico" se realiza en Medellín, Colombia, desde este martes 25 hasta el 28 de junio.

"En horas de la mañana de este lunes 24 de junio, las activistas Maricel Nápoles e Ileana Colas, de la organización Movimiento Mujeres Esperanza, de Santiago de Cuba, fueron informadas por autoridades de Inmigración que se encontraban 'reguladas'", precisó un comunicado de Raza e Igualdad.

"Ante el cuestionamiento de las activistas, el oficial de Inmigración argumentó que 'ellos no ponen ni quitan regulaciones, que debió haber sido algún ministerio y que podría viajar hoy si se resolvía el problema'", precisó el Instituto.

Por su parte, el activista y director de la organización Comité Ciudadanos por la Integración Racial, Juan Antonio Madrazo, fue informado en su casa, por un mayor que se identificó como Alejandro, que no podría viajar y le ordenó que "se mantuviera en su vivienda, y que no habría salida para Colombia ni para él, ni para nadie que fuera a viajar a la Asamblea General de la OEA".

"Esta es la tercera vez que al activista y defensor de los derechos humanos se le impide salir a una de nuestras actividades este año", denunció Raza e Igualdad.

Asimismo, el activista Jimmy Roque de la organización Guardabosques y de la organización LGBTI Arcoíris Libre de Cuba fue informado en el aeropuerto por autoridades de migración que no estaba autorizado a dejar el país porque se encontraba "regulado".

El Instituto Cabe destacó que Jimmy Roque fue uno de los activistas que el pasado 11 de mayo fue detenido durante 24 horas para impedirle participar en la marcha alternativa LGBTI celebrada en La Habana. Esta sería la segunda vez que se le impide al activista abandonar el país.

Finalmente, la activista Madelyn Rodríguez, integrante de la Consejería Jurídica e Instrucción Cívica de Pinar del Río en Cuba, después de haber pasado el proceso de chequeo se le informó en Inmigración que estaba regulada y que "por lo menos hoy no podría viajar".

Ante el cuestionamiento de la activista, el oficial que la atendió señaló que ellos solo eran un órgano ejecutor, razón por la cual desconocían el motivo; sin embargo, indicaron que debido a la Asamblea General de la OEA no podría salir del país. Esta es la segunda vez que el régimen le niega a Rodríguez la salida.

Los activistas y defensores de derechos humanos habían sido invitados por Raza e Igualdad para participar en el Foro Interamericano contra la Discriminación, espacio de diálogo y reflexión en el marco de la Asamblea General de la OEA, en el que participarían Epsy Campbell, vicepresidenta de Costa Rica y la Comisionada Margarette May McCaulay, de la Relatoría sobre los Derechos de las Personas Afrodescendientes y contra la Discriminación Racial y de la Relatoría por los Derechos de las Mujeres en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH.

Además, se esperaba que los activistas participaran en el diálogo con el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, y en el diálogo formal con los Ministros de Relaciones Exteriores del Hemisferio.

Almagro se hizo eco en su cuenta en la red social Twitter de las denuncias realizadas por las activistas Aimara Peña González y Sara Cuba Delgado, también impedidas de viajar a Colombia desde sus respectivas provincias.

Igualmente reiteró el "repudio" de su organización a las prácticas represivas del régimen: "En CUba disentir es delito, los países de las Américas deben sumarse a la denuncia y reclamar libertades", escribió en otro mensaje.

"Recordamos que si bien es cierto que el Gobierno cubano está suspendido por la OEA, la sociedad civil independiente cubana sí puede participar de las actividades de esta organización en legítimo uso de sus derechos", precisó Raza e Igualdad en su nota.

El instituto finalizó un análisis sobre la administración de justicia en Cuba, en el que logra identificar que el régimen cubano utiliza las "regulaciones" de defensores y defensoras de derechos humanos para salir del país, con el fin de obstaculizar las denuncias de violaciones a los derechos en escenarios internacionales.

"Como organización comprometida con la defensa y promoción de derechos humanos continuaremos apoyando a la sociedad civil independiente cubana a exigir sus derechos, así como seguiremos demandando el cumplimiento al Estado cubano con las obligaciones que ha asumido en esta materia", concluyó.