Domingo, 17 de Noviembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Represión

'Regulados' ocho activistas cubanos invitados a un taller internacional convocado por CADAL

Chequeo migratorio en el aeropuerto José Martí. (CUBANET)

Las autoridades del régimen impidieron viajar a Buenos Aires a ocho activistas y defensores de derechos humanos cubanos que asistirían a un encuentro de capacitación sobre participación ciudadana organizado por el Centro para la Apertura y el Desarrollo de América Latina (CADAL).

Los activistas son Carlos Ramírez y Arelis Rodríguez, ambos miembros del partido Cuba Independiente y Democrática (CID); Leonardo Pérez, de la Unión Patriótica de Cuba (UNPACU); Dariém Columbié, coordinador de #Otro18; y Alberto Fumero, abogado independiente de la Asociación Jurídica de Cuba.

También sufrieron limitaciones en su libertad de movimiento Madelyn Rodríguez, integrante de la Consejería Jurídica e Instrucción Cívica de Pinar del Río; Annia Zamora, integrante de las Damas de Blanco; y Roberto Santana, miembro del Comité Ciudadano por la Integración Racial (CIR).

De acuerdo con una jurista vinculada a CADAL y que conversó con DIARIO DE CUBA, los mecanismos represivos usados en contra del grupo fueron también diversos.

A Madelyn Rodríguez, por ejemplo, la citó el capitán Otoniel de la Seguridad del Estado para comunicarle que le iban a prohibir viajar. Rodríguez ya había sido reprimida de la misma forma cuando, a fines de junio, después de haber pasado el proceso de chequeo en el aeropuerto, se le informó en Inmigración que estaba regulada y que "por lo menos hoy no podría viajar".

En el caso de Dariém Columbié, fue detenido durante 24 horas. "Me dejaron en un calabozo y dieron la orden de que nadie podía dirigirme la palabra", refirió en un mensaje de texto, posteriormente a su liberación.

Aquellos que llegaron al Aeropuerto Internacional José Martí para tomar su vuelo, fueron vetados, según las autoridades migratorias, por estar "regulados", tras lo cual, como suele ser la norma en estos casos, los remiten a la Oficina de Atención a la Ciudadanía de su provincia. 

"Una vez allí, no existe razón legal para prohibirles viajar", comentó la fuente. "Esta sanción es discrecional. No hay ninguna ley o disposición en Cuba que haga oficial el uso de la "regulación", ni tampoco en estos casos hubo tribunal alguno que otorgara restricción de salida del país."

El encuentro organizado por CADAL en la capital de Argentina comenzó el martes y está sesionando, con la participación de delegrados de varios países.

Recientemente, las autoridades cubanas denegaron la salida del país a casi una decena de activistas y defensores de derechos humanos invitados a participar de actividades en el marco de la edición 49 de la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), entre ellos algunos que han vuelto a ser reprimidos ahora.

La pasada semana, cuatro líderes evangélicos cubanos fueron impedidos de viajar a Washington para participar en un evento internacional sobre libertad religiosa. 

El Presidente bautista Daniel Llanes fue advertido de que había sido "regulado" hace varias semanas, cuando se dirigió a la dirección de Inmigración y Extranjería de San José de las Lajas, donde reside, para actualizar su pasaporte.

El pasado sábado fue retenido en el aeropuerto internacional de Santiago de Cuba el pastor Alain Toledano, mientras que el domningo oficiales de Emigración y Extranjería negaron a los presidentes denominacionales Moisés de Prada y Álida León, de Asambleas de Dios y la Liga Evangélica de Cuba, respectivamente, tomar un vuelo en el Aeropuerto Internacional José Martí de La Habana para el mismo evento en la capital estadounidense.

1 comentario

Imagen de Balsero

Viejas costumbres del régimen las de ejercer métodos sutiles de represión. En el caso de CADAL, vaya a saber por qué la USAID eligió a unos argentinos que poco saben de Cuba y no apoyan a los residentes en aquel país.