Domingo, 17 de Noviembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Religión

'No tenemos nada que ocultar': la Liga Evangélica de Cuba

Culto evangélico en Cuba. (LECUBA.ORG)

La directiva de la Liga Evangélica de Cuba (LEC) envió una carta a las autoridades tras la violación del derecho al libre movimiento de su presidenta, Álida León.

La líder se dirigía a un evento sobre libertad religiosa en Washington, cuando el pasado domingo "fue notificada por un agente de Migración y Extranjería, durante el chequeo previo al abordaje del vuelo La Habana-Washington, de que no podía salir del territorio nacional", explicó la LEC en el documento.

"Se hizo pública la intención de asistir. Fue una prueba de transparencia y verdad, no tenemos institucionalmente nada que ocultar", aseguró la liga, en referencia a un post en su perfil oficial en Facebook en el que anunciaba la visita de la pastora a Estados Unidos.

El texto, enviado al Comité Central del Partido Comunista (PCC), la Fiscalía General de la República, la Oficina de Asuntos Religiosos del PCC, Migración y Extranjería, y Consejo de Estado, recordó que, según la Ley Migratoria de Cuba, las personas no pueden salir del país solo por motivos muy específicos.

Estos son "estar sujetas a un proceso penal, cuando haya razones de defensa y seguridad nacional o de utilidad pública", enumeró la Liga en su misiva. Añadió que León no tiene pendiente proceso judicial alguno, y que tampoco constan en sus antecedentes penales hojas criminales.

La LEC, fundada en 1954, pasó de ser un pequeño templo en Marianao a una de las cinco denominaciones más extendidas del país, con unos 30.000 miembros y más de 200 iglesias y misiones.

León y su esposo, el fallecido Alejandro Nieto Selles, comenzaron a pastorear en la década de 1980, y su gestión ante organizaciones nacionales e internacionales fue definitoria en el sostenimiento de la comunidad de creyente y también de no creyentes del país durante la crisis económica de los 90.

A Nieto Selles durante buena parte de la década de los 90 el Gobierno le impidió abandonar la Isla.

León, primera presidenta de una de las grandes iglesias cubanas, fue ordenada frente a la LEC tras la muerte de su esposo, y se dedicó a "seguir a Cristo y a favor de la Iglesia en Cuba", concluye el comunicado.

En un lapso de dos semanas, junto a ella han sido "regulados" por Migración y Extranjería, del Ministerio del Interior, los presidentes de la Convención Bautista Occidental, Daniel Llanes, de Asambleas de Dios, Moisés de Prada, y el líder del Movimiento Apostólico, Alain Toledano.

Los dos primeros y la propia León fundaron a inicios de junio de este año la Alianza de Iglesias Evangélicas de Cuba (AEIC), independiente del oficialista Consejo de Iglesias de Cuba. El régimen se opone al surgimiento de asociaciones al margen de su control, de modo que la AEIC permanece sin reconocimiento legal.

Igualmente, la LEC es la única institución dentro de Cuba que ha enfrentado al Gobierno por el encarcelamiento de dos pastores guantanameros, Ramón Rigal y Ayda Expósito, pioneros del homeschooling en el país. En junio la Liga exigió justicia para el matrimonio.