Lunes, 18 de Noviembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
DISIDENCIA

MCL: La recién aprobada Ley Electoral cubana es 'excluyente y monopolizadora'

Un colegio electoral en Cuba. (GETTY)

El Movimiento Cristiano Liberación (MCL) calificó la nueva Ley Electoral aprobada por la Asamblea Nacional del Poder Popular como "excluyente y monopolizadora", pues "mantiene el control del Partido Comunista" para la presentación de los candidatos a todos los cargos, incluidos los de presidente y primer ministro.

Como recogió la agencia católica ACI Prensa, el pasado 13 de julio quedó aprobada una nueva ley que restituye los cargos de presidente y primer ministro, suprimidos por la Constitución de 1976.

Según la nueva ley, el presidente del país será elegido por los diputados por cinco años y un máximo de dos periodos. El Consejo de Estado quedará a cargo del presidente de la Asamblea Nacional.

En el caso del primer ministro, será nombrado por el presidente y saldrá de entre los diputados. El premier deberá ser ratificado por la Asamblea Nacional, cuyo número de parlamentarios se reduce de 605 a 474.

Según la legislación cubana, la única nominación directa es a nivel municipal. En todas las demás elecciones —incluida para el Parlamento— los candidatos únicos son nombrados por las comisiones de candidaturas, que a su vez son supervisadas por el Partido Comunista de Cuba (PCC), el único permitido en la Isla.

En un comunicado, el MCL advirtió que la nueva ley electoral y está "totalmente divorciada del derecho a la libertad como la anterior", y la inscribió dentro del "último paso del 'cambio-fraude'".

"La Ley Electoral aprobada mantiene el control del Partido Comunista de la presentación de los candidatos a través de las comisiones de candidaturas, gestionadas por las llamadas 'organizaciones de masas' (todas ellas dependientes del PCC)", agregó.

El movimiento fundado por Oswaldo Payá señaló que "es ese el elemento fundamental del fraude, hacer creer que hay libertad de nominación desde la base cuando ya está decidido por el Partido Comunista qué candidatura puede o no presentarse, pues a pesar de que no están permitidos los partidos políticos, el Partido Comunista sigue siendo el 'órgano rector de la sociedad' como expresa, sin pudor alguno, la actual y anterior Constitución".

En su comunicado, el movimiento disidente recordó que su propuesta de reforma electoral, "Un cubano, un voto", propone "la supresión de las comisiones de candidatura" supervisada por el PCC.

Esta propuesta fue entregada a la Asamblea Nacional del Poder Popular el 12 de julio de 2016 y pide, entre otros puntos, que los cargos de presidente y vicepresidente del Consejo de Estado sean electos por voto directo de los ciudadanos cubanos. Fue puesta en las manos de más de 100 diputados de la actual y también de la anterior legislatura.

Por su parte, el constitucionalista cubano Julio Fernández Estrada dijo a la AFP que "desde el punto de vista del sistema electoral y democratización del sistema no hay muchos aportes", pues "la elección indirecta no cambia, incluso hay más cantidad de instituciones con voto indirecto".

"La gente esperaba un poco más, elección directa de gobernadores, del presidente de la República, eso no pasó y no va a suceder porque la Constitución no lo contempla", añadió.

MUAD: Normativa concebida para 'prolongar la existencia de la decrépita dictadura partidista'

Para la Mesa de la Unidad de Acción Democrática (MUAD), "la alta dirigencia cubana sigue imponiendo su gatopardista proyecto estatal de País".

En un comunicado, también a propósito de la aprobada Ley Electoral, la coalición consideró que "en los 290 artículos de la norma hay muy poca novedad realmente importante para un instrumento que pretende regular lo que constituye un aspecto clave de entre las reglas del juego democrático: los procesos electorales".

"Más allá de los tecnicismos jurídicos, la nueva Ley Electoral no es funcional, siquiera, para la construcción del etéreo 'estado socialista de derecho' del cual hablan con entusiasmo los políticos, ideólogos y personeros del régimen. Es más de lo mismo. En Cuba no hay ni habrá elecciones libres y democráticas con autoridades y funcionarios electorales con militancia comunista y agrupados en una flamante estructura permanente que ni por asomo los convierte en una autoridad real o un poder independiente en el sistema político cubano", sostuvo.

La Ley —añadió— "no fue concebida para facilitar la construcción y posterior estabilidad democráticas de la nación sino, por el contrario, para prolongar la existencia de la decrépita dictadura partidista sumida en una profunda crisis de representatividad y legitimidad".

"Ni el contenido de la Ley Electoral democratiza el voto en ninguno de los sentidos más importantes, ni nace de la deliberación ciudadana en las comunidades. Los ciudadanos no decidieron cómo elegir, pero, en cambio, si saben que es para votar por que lo viejo perdure en lo actual bajo la reaccionaria consigna de continuidad", manifestó.

En opinión de a plataforma opositora, "de 'la democracia socialista cubana' seguirán ausentes los procesos electorales plurales, el voto electrónico, las auditorías internacionales, la observación independiente o acompañada, el periodismo crítico y objetivo y la participación de las diásporas, diversas, pero siempre cubanas (…)".

"En Cuba no hay ni habrá elecciones libres y democráticas con la existencia de las comisiones de candidaturas en todos los niveles electorales y cuya función es oficializar, investida de sociedad civil socialista; en la práctica progubernamental, obediente y vociferante, la discriminación política de aquellos ciudadanos que, en tal condición, disienten o adversan los designios de la fuerza política", señaló.

Por otro lado, la MUAD condenó que "la presencia hegemónica del Estado cubano en los espacios públicos deja poco espacio para la iniciativa y la creatividad".

"Sin embargo, la emergencia de una frondosa red de actores prodemocráticos orientados por temas e intereses muy variados da cuenta de una reestructuración profunda que impone desafíos al Régimen cubano, habida cuenta que, en un contexto en el que el poder real ha cambiado por el impacto de internet y otras tecnologías; las organizaciones sociales independientes se convierten en espacios de construcción política", consideró.