Jueves, 19 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
Represión

'O se retiran o van detenidos': el régimen vuelve a impedir un encuentro del activismo antirracista

Un policía impide entrar a artistas del Movimiento San Isidro. (MOVIMIENTO SAN ISIDRO/TWITTER)
Detalle del operativo. (MARTHADELA TAMAYO/TWITTER)

La Seguridad del Estado montó este miércoles un operativo frente a la sede del Comité Ciudadano por la Integración Racial (CIR) en la calle 23 entre C y D en el Vedado para impedir una de las reuniones periódicas de su Club de Escritores y Artistas.

Durante la ofensiva represiva contras los activistas, fueron detenidos Nancy Alfaya Hernández, coordinadora del capítulo de mujeres del CIR, y su esposo, el escritor Jorge Olivera Castillo, presidente del Club, quienes se opusieron a la orden de alejarse y no entrar a la sede del encuentro dada por los agentes.

"Me acerqué y le dije a los policías que ellos iban para mi casa, y me dijeron que no iban a entrar a mi casa ni hoy ni mañana", contó a DIARIO DE CUBA Juan Antonio Madrazo, coordinador del CIR.

"Ante la negativa de ambos a retirarse fueron conducidos en un auto patrullero a la estación de Zapata y C", contó el activista, quien agregó que al frente del operativo estaba el mayor Alejandro, que suele coordinar la represión contra la organización.

"Hoy teníamos previsto un encuentro organizado por el Club de Escritores de conjunto con el proyecto Di.Verso. También estaban invitados algunos artistas del Movimiento San Isidro. La Seguridad les dio la opción: o se retiran del lugar o van detenidos".

Madrazo no pudo confirmar la detención de otros activistas. "También le habían pedido sus documentos a Osvaldo Navarro Veloz, a quien estoy llamado hace hora y media. No tengo información ninguna, no sé si está detenido".

"Estaba invitado Ángel Santiesteban, también miembro del Club de Escritores, y Verónica Vega; no sabemos qué ha sido de ellos."

Madrazo subrayó el acoso permanente contra Nacy Alfaya, quien lleva casi un año "regulada" por las autoridades (como denomina el régimen a quienes prohíbe viajar).

"A ella le explicaron en Emigración que había dos tipos de regulaciones. Una, la que se aplica a deportistas, médicos, y otra, la 'regulación operativa', para quienes están bajo un proceso de investigación. Preguntó cuál era el motivo de la investigación y le respondieron: 'No tenemos respuesta'", contó el activista.

Las actividades del CIR suelen ser reprimidas por el régimen y sus activistas acosados, e incluso los talleres de arte y fotografía que imparten son prohibidos. "Habíamos tenido dos encuentros pequeños, pero ellos sabían que en esta ocasión venían varios actores de la sociedad civil y movilizaron muchos agentes", denunció el coordinador de la organización.

Al cierre de este reporte, Madrazo comentó que al lado de su vivienda, en la sede de "un centro experimental de artes visuales, hay instalado un puesto de mando" de la policía política dirigiendo el operativo.