Domingo, 1 de Diciembre de 2019
Última actualización: 16:13 CET
Derechos humanos

El régimen tiene que indemnizar a los familiares de víctimas de accidentes aéreos, exige Archivo Cuba

Familiares de las víctimas del accidente de Global Air. (AP)

Archivo Cuba denunció que el régimen cubano no ha cumplido con sus obligaciones con el derecho internacional al no indemnizar "a los familiares de al menos 180 fallecidos" en accidentes aéreos.

En un informe hecho público por el proyecto con sede en Puerto Rico, cuya misión principal es documentar casos de muertes ocasionadas por el Estado cubano a lo largo de su historia, se indica que si bien La Habana suscribió el Convenio de Montreal de 1999 y lo ratificó en 2005, no lo cumple en lo que a la indemnización de víctimas de esos siniestros se refiere.

La relación de casos documentados por Archivo Cuba refiere los 112 fallecidos del 18 de mayo de 2018, en el accidente del vuelo de la aerolínea mexicana Global Air arrendado por la estatal Cubana de Aviación, así como los 68 pasajeros (40 cubanos y 28 extranjeros de diez nacionalidades) de un vuelo de Aerocaribbean entre Santiago de Cuba y La Habana, que cayó a tierra en Sancti Spíritus el 4 de noviembre de 2010. 

Además, el proyecto ha documentado al menos 18 accidentes de aviación civil de aerolíneas cubanas desde 1959 hasta la actualidad, todos ellos con un saldo de 673 víctimas fatales.

"No sin razón, las líneas cubanas están entre las peores clasificadas del mundo entero en torno a seguridad y servicio", afirma.

El informe, titulado "Cuba viola el derecho internacional al no indemnizar por accidentes de aviación civil", asegura que la práctica del régimen de no compensar a las familias de las víctimas se ha hecho extensiva a lo largo de décadas.

Archivo Cuba pide también a los gobiernos del mundo "que impongan sanciones a Cuba hasta que pague la compensación requerida por las víctimas de todo accidente ocurrido a partir de la entrada en vigor del Convenio de Montreal (1999)" y "emitan alertas de viaje urgentes para advertir a sus ciudadanos".

El Convenio de Montreal especifica que "sin importar cuál ha sido la causa o quién ha sido el responsable de cualquier accidente de aviación civil, los familiares de todas las víctimas mortales deben ser indemnizados". El tratado fue suscrito por el Gobierno cubano el 28 de mayo del 1999, ratificado el 14 de octubre del 2005, y entró en vigor el 13 de diciembre del 2005.

Archivo Cuba también pidió a los países cuyas aerolíneas viajan a la Isla que "prohíban su participación en maltratos por motivos políticos contra pasajeros de cualquier nacionalidad."

Igualmente, solicitó a la Organización de la Aviación Civil Internacional que lleve a cabo una "investigación exhaustiva, independiente e integral sobre las prácticas de aviación civil de Cuba y su cumplimiento con los convenios que ha firmado, incluida la indemnización de las víctimas de desastres aéreos, e informe al mundo los resultados con total transparencia."

Esta semana, los abogados de las familias de las víctimas del accidente del vuelo de Global Air presentaron evidencias que cuestionan la versión de los hechos ofrecida por el Gobierno cubano.

De acuerdo con la evidencia presentada por los representantes legales, la turbina izquierda del Boeing 737 había sido golpeada tres días antes de accidente por un vehículo en el propio aeropuerto de La Habana.

Los defensores de los familiares de las víctimas hicieron público el acuerdo entre Global Air y Cubana de Aviación, un documento que ambas partes habían mantenido hasta el momento en secreto.

A partir de ese documento, los abogados esperan probar que "falló el mantenimiento de Global Air, pero que también lo sabía la autoridad cubana", aseguró González Ruiz.

Según el reporte, los abogados de México, Francia y España que representan a los familiares de los fallecidos en el accidente aseguraron que los gobiernos de México y Cuba intentaron obstruir la investigación.

Aparte de ello, las autoridades de Cuba han puesto una serie de requisitos a los abogados para permitirles entrar a la Isla a investigar, razón por la cual no han podido concluir su pesquisa.

Desde hace más de un año, los familiares de los fallecidos y de la única sobreviviente del accidente más mortífero en la historia de la aviación civil cubana buscan saber la verdad sobre los hechos.

A mediados de mayo pasado, y después de casi un año del siniestro, el Gobierno cubano hizo público un escueto informe de dos párrafos donde concluyó que "la causa más probable del accidente fueron las acciones de la tripulación y sus errores en los cálculos de peso y balance".

Nohelia García Cruz, quien perdió a su hija y nieta en el siniestro, declaró desde Holguín que las autoridades cubanas solo le dieron acceso a los abogados que representan en Londres a la aseguradora de la aerolínea dueña del avión accidentado, pero no a quienes representan a los familiares de las víctimas.

En mayo de 2018, el abogado independiente René Lázaro López Benítez dijo que los familiares de las víctimas tenían la posibilidad de demandar a Cubana de Aviación una vez concluido el proceso investigativo.

Para el jurista, "los organismos de la administración central del Estado tienen responsabilidad, en este caso Cubana de Aviación", y agregó que si la investigación detectaba que no se cumplieron los procedimientos técnicos para la salida y despegue del avión, "está abierta la posibilidad de que el responsable tenga que indemnizar por daños y perjuicios a los afectados".