Viernes, 20 de Septiembre de 2019
Última actualización: 18:50 CEST
Disidencia

Muere la esposa del periodista cubano Ignacio González, quien había denunciado negligencias médicas

Kenia Leyva, Ignacio González y la hija de ambos. (IGNACIO GONZÁLEZ/FACEBOOK)

Kenia Leyva Rodríguez, esposa del periodista independiente Ignacio González Vidal, murió este sábado en La Habana. En los últimos días, el informador había denunciado graves negligencias médicas que habrían condenado a su pareja.

"Se fue a las 9:00 de la mañana en los brazos de mi hija", confirmó González Vidal a Diario Las Américas. "No tengo palabras ahora", agregó.

El activista Eliecer Ávila difundió en Facebook un mensaje del periodista independiente.

"Mi hermano, hoy se fue mi reina, mi guajira, en las manos de mi hija", dijo. "Tengo un dolor tan grande que es indescriptible".

"El fallecimiento de Kenia Leyva es un hecho muy triste y trágico porque era una mujer relativamente joven, porque el deterioro de su salud fue muy repentino y porque aún no son claras causas y el diagnóstico detallado de la enfermedad que le provocó la muerte", escribió por su parte el bioquímico Oscar Casanella.

"Yo me siento impotente frente a este hecho pues estoy consciente de que los médicos que la trataron desde hace meses, o fueron incompetentes y no detectaron el cáncer, si es que fue cáncer, o habiendo obtenido el diagnóstico no le aplicaron el tratamiento adecuado y le ocultaron información a la familia, y yo no tuve recursos ni materiales ni humanos para evitar la muerte de Kenia", añadió.

Roto por el dolor, Ignacio González Vidal, director de En Caliente Prensa Libre y actualmente en Miami, denunció la situación de su esposa en un vídeo en el que relató una cadena de supuestos errores médicos.

En esa declaración, el periodista dijo que dos meses atrás su esposa "ingresó en el Hospital Clínico Quirúrgico Calixto García producto de una peritonitis causada, según el equipo que realizó la operación, por un quiste de diez centímetros."

"Le extirparon el quiste, una trompa y un ovario. (...) Los médicos dijeron luego que todos sus órganos estaban bien", y la enviaron de regreso a su casa. Pero, un mes después Kenia Leyva ingresó nuevamente y le detectaron una metástasis.

"Los órganos extirpados fueron enviados a análisis y el resultado se extravió", apuntó González Vidal. Afirmó que al caso de su esposa "no se le dio seguimiento".

González Vidal denunció a la vez el intento de violación de su hija por parte de un enfermero del hospital con antecedentes penales y detenido más tarde por presuntamente violar a una compañera de trabajo.

El periodista consideró que el trato negligente recibido por su esposa fue una represalia de la Seguridad del Estado contra él y su familia.

Relató que Kenia Leyva "fue expulsada sin motivos de su trabajo hace más de un año" por la condición de periodista independiente de su esposo. "Ella nunca actuó ni pronunció denuncia alguna; sin embargo, el peso de las autoridades cubanas recayó sobre ella".

"Quiero hacer responsable al director del Hospital Calixto García, Alberto Martínez, de la vida de mi esposa, y de mi hija. Hago responsable al Gobierno cubano de cualquier cosa que les suceda", dijo González Vidal.

El pasado 15 de agosto el periodista informó que los médicos habían dado el alta a su esposa. "Acaban de sentenciarla a muerte, llamaron a mi hija para que se la lleve para su casa", escribió.

"Mis condolencias para él y su hija", escribió la activista Ailer González en Facebook tras conocer la noticia de la muerte de Kenia Leyva. Son "los dolores y la indefensión de los opositores cubanos".

Archivado en